LA BENDICIÓN DE ESPERAR EN EL SEÑOR Por Michael Clark

Esta es una de tantas enseñanzas, que el Señor a través de mi hermano y amigo Michael Clark me ha regalado. La bendición de esperar, esta enseñanza se entrelaza con el artículo anterior de Susanne acerca de la obediencia a Dios. El Señor nos está hablando claro acerca de esto, porque es lo que más nos cuesta como hijos de Dios. El Señor ha estado enseñándome y tratando mi vida acerca de este tema hace algunos años, y sé que es un camino poco transitado y que posee un alto costo, permanecer en el Reposo del Señor requiere un morir a nuestra vieja manera de hacer las cosas. Nuestros errores y grandes desobediencias, y subsiguientes consecuencias tienen que ver con NO aprender a esperar al Señor y obedecerle.


“Si hubieras estado aquí mi hermano no hubiera muerto”, entre el llanto y el dolor Martha y María le dijeron a Jesús, parecería como si Él se hubiera tardado tanto que no había nada que hacer, pero Jesús no llega antes ni después, Él llega a tiempo para mostrar Su Gloria y Su Poder.  Que el Señor hable a sus vidas a través de esta hermosa y sencilla enseñanza.


Foto tomada a lo largo del río St. Maries en Idaho, por Michael Clark 


LA BENDICIÓN DE ESPERAR EN EL SEÑOR

Por Michael Clark



... Saúl estaba aún en Gilgal, y todo el pueblo iba tras él temblando. Y él esperó siete días, conforme al tiempo señalado que Samuel había dicho; pero Samuel no venía a Gilgal, y el pueblo se le desertaba. Entonces dijo Saúl: Traedme holocausto y sacrificios pacíficos. Y ofreció el holocausto. Y cuando él acababa de hacer el holocausto, he aquí Samuel que venía; y Saúl le salió a recibir para bendecirle. Entonces Samuel dijo: ¿Qué has hecho? Y Saúl respondió: Porque vi que el pueblo se me iba…me esforcé, pues, y ofrecí holocausto.  Entonces Samuel dijo a Saúl: Locamente has hecho; no guardaste el mandamiento del Señor tu Dios, que él te había mandado; porque ahora el Señor hubiera confirmado tu reino sobre Israel para siempre. Mas ahora tu reino no estará: El Señor se ha buscado varón según su corazón, al cual el Señor ha mandado que sea capitán sobre su pueblo, por cuanto tú no has guardado lo que el Señor te mandó”. (1 Samuel 13: 7-14)

¿Alguna vez ha notado lo difícil que es esperar en el Señor? Su sentido de la medida del tiempo parece ser mucho más lenta que nuestra "necesidad". 

Esta es la historia de pánico del rey Saúl, ya que estaba perdiendo sus siguientes ataques cerca de casa. En mi caso, han pasado unas pocas semanas desde que sentí la unción del Señor para escribir un artículo en el blog. A medida que el tiempo fue pasando pude ver que había cada vez menos visitas al blog. Después de salir de Facebook hace unas semanas y ya no visitar todos los bloggers que visitaron mi blog (solo visito a los que siento que Dios me está enviando), muchos cayeron en mi lista de "siguiente". Tengo toda una página web de artículos que escribí con George Davis que podía volver a publicar diariamente y no quedarme sin material para muchos meses, pero tendría que hacerlo sin la dirección del Señor.

 Esperar el movimiento y la conducción del Espíritu antes de actuar tiene un costo adjunto a él.  A menudo sientes que estás siendo cortado de la comunión con aquellos que te rodean. En un momento dado Jesús se quedó solo con los doce discípulos, sus otros seguidores lo abandonaron porque Él solo hablaba las palabras que Su padre le dio. Pero también hay una recompensa cuando confiamos solamente en Dios.

Andrew Murray de Sudáfrica dio tres enseñanzas maravillosas en Exeter Hall en Inglaterra en 1895. He aquí un extracto de uno de ellos que habla de la importancia de esperar en el Señor en nuestro caminar cristiano.

"Mi alma solamente espera en Dios [marg: es silencio hacia Dios]; De él viene mi salvación”. (Sal 62: 1)

Si la salvación de hecho viene de Dios, y es enteramente Su obra, al igual que la creación lo fue, se deduce, obviamente, que nuestro primer y más alto deber es esperar en Él para hacer ese trabajo que a Él le agrada. Esperar se convierte en la única forma de la experiencia de una plena salvación, la única manera, en verdad, conocer a Dios como el Dios de nuestra salvación. Todas las dificultades que se nos presentan para mantenernos alejados de nuestra salvación completa, tienen su causa en una sola cosa: el conocimiento defectuoso y la práctica de esperar en Dios. Todo lo que la Iglesia y sus miembros necesitan para la manifestación del poder de Dios en el mundo, es el regreso a nuestro verdadero lugar, el lugar que nos corresponde, tanto en la creación, como en la redención, el lugar de la dependencia absoluta e incesante en Dios. Esforcémonos para ver cuáles son los elementos que componen esta bendición y la necesidad de esperar en Dios: nos puede ayudar a descubrir las razones por las que esta gracia es tan poco cultivada, y sentir cuan infinitamente deseable es que la Iglesia, que nosotros mismos, aprendamos a cualquier precio su bendito secreto.

La profunda necesidad de esta espera en Dios se encuentra igualmente en la naturaleza del hombre y en la naturaleza de Dios. Dios como Creador, formó al hombre, para ser un recipiente en el cual Él podría mostrar Su poder y Su bondad. El hombre no tiene en sí mismo una fuente de vida o la fuerza o la felicidad: El Viviente y único Viviente era el comunicador de todo lo que él necesitaba. La gloria y bienaventuranza del hombre no debía ser independiente o dependiente de sí mismo, sino que dependía de un Dios de infinitas riquezas y amor. El hombre tendría el gozo de recibir en cada momento de la plenitud de Dios. Esta era su bendición como una criatura no caída.

Cuando cayó de Dios, él era aún más absolutamente dependiente de Él. No había ni la más mínima esperanza de su recuperación de su estado de muerte, sino en Dios, en Su poder y misericordia. Es solo Dios que comenzó la obra de la redención; es solo Dios quien continúa y lo lleva en cada momento a cada creyente individual. Incluso en el hombre regenerado no  hay poder de bondad en sí mismo: lo que tiene y lo que puede tener, no es nada que él no haya recibido en cada momento; y esperar en Dios es tan indispensable, y debe ser tan continuo e ininterrumpido, como la respiración que mantiene su vida natural.

Es solo porque los cristianos no conocen su relación con Dios de pobreza absoluta y de impotencia, que no tienen el sentido de la necesidad de la dependencia absoluta e incesante o de la bendición indescriptible de la espera continua en Dios. Pero una vez que un creyente comienza a verlo, y a dar su consentimiento, es que él por el Espíritu Santo recibe en cada momento lo que Dios está trabajando, esperar en Dios se convierte en su más brillante esperanza y alegría.

 Mientras aprende como Dios, con su infinito amor, se deleita en impartir Su propia naturaleza a su hijo tan plenamente como le sea posible, como Dios no se cansa en cada momento de recargarnos de Su vida y Su fuerza, él se asombra de que alguna vez pensó de otra manera acerca de Dios, como un Dios que está esperando todo el día. Dios sin cesar está dando y trabajando; Su hijo sin cesar está esperando y recibiendo: esta es la bienaventuranza de vida.

"En verdad mi alma espera en Dios; de Él viene mi salvación”. En primer lugar nosotros esperamos en la salvación de Dios. Luego nosotros aprendemos que la salvación es solo para llevarnos a Dios, y nos enseña a esperar en Él. Entonces encontramos lo que es mejor aún, que esperar en Dios es en sí misma, la más alta salvación. Es atribuirle a Él la gloria de todo; Es experimentar que Él es todo para nosotros. Que Dios nos enseñe la bendición de esperar en Él. "¡Alma mía, espera solamente en Dios!" ( Http://lovestthoume.com/PDF-Files/murraywaitingongod.pdf )

Recuerde que el Señor es galardonador de los que le buscan. Los que esperan en Él, se le darán nuevas fuerzas, con el tiempo levantarán sus alas como las águilas, y no siempre tiene que sentarse en su percha. Bendición para ti mientras esperas en Él. 

Comentarios

  1. Dijo Teresita de Lixieux an cuanto a la muerte de Lázaro: "A los que tienen fe como un grano de mostaza Dios les hace un milagro. A Sus amigos íntimos prueba su fe". ¡Al final siempre es mejor la resurrección!

    ResponderEliminar
  2. ¡Ah! Olvidé decir que me siento identificado con lo que dice Michael sobre las redes; sin embargo, yo nunca salí de Facebook; lo que si hice es dejar de publicar en los grupos y de ver las publicaciones de los demás. Uso las redes casi exclusivamente para replicar los artículos del blog, de los autores que sigo y los propios. Como él, procuro seguir solo los autores a los que considero que Dios me ha enlazado. ¡Qué perdedera de tiempo y qué ilusión de espiritualidad hasta, que nos decidimos a dejar de mirar en todas direcciones en busca de seguidores y tratando de seguir a todos. Recordemos que Dios hacía caer el maná delante de cada tienda y nadie tenía por qué ir a buscar el maná que caía delante de las tiendas de los demás teniendo el suyo delante de sus narices. Somos tendentes a menospreciar el maná propio y a pensar que es mejor el del otro lado de la valla. (Ex. 16:16; Sal. 78:28). ¡Bendicionessssssssssss!

    ResponderEliminar
  3. La fiebre de los "me gusta" por compromiso nos atrapa a todos... Jajaja!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

DEJA TU COMENTARIO (BIENVENIDOS LOS COMENTARIOS CONSTRUCTIVOS Y QUE EDIFICAN)

Entradas populares