lunes, 14 de enero de 2019

NO SOMOS DE ESTE MUNDO Por Michael Clark


Deseo compartir con ustedes esta enseñanza que hace unos días publicó mi amigo Michael Clark en su blog. 


Quiero hacer una breve introducción a este artículo, con algo que el Señor me enseñó mientras meditaba en esta enseñanza. El Señor me llevó hasta Juan capítulo 5, que habla acerca del paralítico de Betesda. Dicen Las Escrituras que cuando Jesús lo sanó, el Señor se lo encontró de nuevo en el Templo y le dijo que ya estaba sano, que no pecara más para que no le viniera algo peor. 

El capítulo nos dice que este hombre estaba en el Templo, no estaba en un lugar de perdición, el Señor Jesús no lo encontró robando ni con prostitutas, dice que estaba en el Templo. Me pregunté ¿por qué el Señor le dijo que no pecara más, si este hombre estaba supuestamente en un lugar considerado como “santo”? Y el Señor me dio la respuesta, porque cuando volvemos a la ley, a la religión vacía sin Cristo, a los ritos y a las doctrinas de hombres, pecamos. Fuera de Cristo no tenemos nada, sin Cristo todo es vacío, simplemente no hay vida. 

Dice Gálatas 5: 1 y 4 en la versión amplificada (AMP): “Fue por esta libertad que Cristo nos liberó [completamente liberándonos]; por lo tanto, manténgase firme y no se someta de nuevo a un yugo de esclavitud [que una vez eliminó]. Usted ha sido separado de Cristo, si busca ser justificado [es decir, declarado libre de la culpa del pecado y su castigo, y colocado en buena posición ante Dios] a través de la Ley; has caído de la gracia [porque has perdido tu dominio sobre el favor y la bendición inmerecidos de Dios]. 

Hace unos años, después de que el Señor me sacó del sistema religioso tuve un sueño y en este vi que unos hermanos en la fe me querían delegar ciertas actividades que yo no quería asumir, porque sabía que esto no provenía del Señor, entonces dentro del sueño escucho una voz muy potente que me dice: “YO TE DÍ LIBERTAD, ¿POR QUÉ QUIERES VOLVER A ESCLAVIZARTE?” Supe que esa voz era la voz del Señor y ahí desperté. 

Regresar a la ley es alejarnos de la Gracia de Cristo y del sacrificio de la cruz en nuestras vidas. No es posible mantener una pequeña parte de la ley (como guardar el sábado o diezmar) y al mismo tiempo estar bajo la gracia. 

Las Escrituras nos dicen que MALDITO es el que incumple un solo punto de la ley. Somos gentiles salvos por Su gracia y por la fe en el Hijo de Dios. La ley fue dada a los judíos desde el tiempo de Moisés hasta que Cristo vino. Hebreos 8 que viene de Jeremías 31, es muy claro al respecto, al decirnos que el Antiguo Pacto fue eliminado por completo, todos estamos bajo el Nuevo Pacto, Dios obra por Su Espíritu en nuestras vidas, para escribir Sus leyes en nuestro corazón, para vivir la vida de Cristo a través de Él mismo, Su Espíritu trae todos los valores de Cristo a nuestra vida y los hace real en nosotros, fuimos salvos por Su gracia, solo por la fe en Jesús. 

Cuando era niña me enseñaron una canción en la escuela dominical, pero es ahora cuando ha cobrado vida en mí: 

Libre, tú me hiciste libre, tú me hiciste libre, libre Señor, 

Rotas fueron las cadenas que estaban atando mi corazón. 

Incluyendo las cadenas religiosas. ¡Gloria a Dios por esto! 

Espero que esta enseñanza de mi amigo y hermano sea de bendición a sus vidas.







“… más cuando venga lo que es perfecto, entonces lo que es en parte será quitado. Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, sabía como niño, mas cuando ya soy hombre hecho, quité lo que era de niño. Ahora vemos como por espejo, en obscuridad; mas entonces veremos cara a cara; ahora conozco en parte; mas entonces conoceré como soy conocido” (1Cor 13: 10-12). 

“Hasta que todos salgamos en unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, en varón perfecto, a la medida de la edad cumplida del Cristo; que ya no seamos niños inconstantes, y seamos atraídos a todo viento de doctrina por maldad de hombres que engañan con astutos errores; antes siguiendo la verdad en caridad, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, el Cristo” (Ef 4: 13-15). 

Recientemente, descubrí por qué un hermano con el que me había comunicado a menudo se había perdido de vista. Él había sido tomado cautivo por las enseñanzas de algunos "cristianos observadores de la Torá". ¡Qué contradicción! Cualquier persona con luz espiritual que haya leído el Nuevo Testamento, especialmente Romanos, Gálatas y Hebreos, debería ver la contradicción aquí. Finalmente, conoció a un hermano que había sido liberado de esta enseñanza y pudo liberarlo una vez más. 

(Por favor, haga una pausa por un momento y medite en estos dos pasajes citados anteriormente). 

Entramos en nuestra creencia en Cristo como infantes espirituales, pero no estamos llamados a permanecer así. El Nuevo Testamento se refiere a nosotros como niños pequeños (Grk. Nepios - todavía no pueden hablar), como niños adolescentes (Grk. Teknon) y como hijos maduros (Grk. Huios). Nuestra madurez comienza cuando recibimos el Espíritu Santo, pero muchos cristianos hoy en día aún no han recibido el Espíritu Santo, al igual que los creyentes en Éfeso (vea Hechos 19: 1-7). Esta es la razón por la que pueden sentarse todos los domingos alimentándose de la leche de un mensaje de salvación una y otra vez desde el púlpito sin hambre para seguir adelante. 

El escritor de Hebreos se dirigió a este respecto, 

“Del cual tenemos mucho que decir, y difícil de declarar, por cuanto sois tardos para oír. Porque debiendo ser ya maestros de otros, si miramos el tiempo, tenéis necesidad de volver a ser enseñados, de cuáles sean los primeros elementos de los oráculos de Dios, y sois hechos tales que tenéis necesidad de leche, y no de mantenimiento firme. Que cualquiera que participa de la leche, es inhábil para la palabra de la justicia, porque es niño; mas de los perfectos es la vianda firme, es a saber de los que por la costumbre tienen ya los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal” (Heb 5: 11-14). 

Cuanto más crecemos EN Cristo, más fácil será verlo con nuestra visión espiritual en desarrollo. Y cuanto más vemos desde una perspectiva celestial, más obvio es que las cosas que muchos cristianos creen están incompletas o están limitadas por el engaño. Los humanos, en su mayor parte, están cegados por el Príncipe de este mundo. Incluso cuando se proponen ver y entender las cosas de Dios, todavía hay un problema de doble visión: un ojo está puesto en las cosas celestiales y el otro en el mundo y sus preocupaciones. En el mejor de los casos hay una vista como mirar en un espejo cubierto de humo. La peor pantalla de humo de todas es la que más se acerca a ser la verdad... la religión hecha por el hombre. 

Lo primero que debemos comprender es la profundidad de lo que Jesús le dijo a Pilato en su juicio: “¡Mi reino NO es de este mundo!” Todas las religiones de los hombres SON de este mundo y están preocupadas por las cosas de este mundo, ya sea “No toque, no pruebe, no maneje”, la observación de los días de fiesta y las ceremonias del sábado o el diezmo para que puedan apoyar las instalaciones de la iglesia y el personal pagado. Casi todo lo que los líderes de la iglesia están interesados ​​y enseñan tiene que ver con las cosas que perciben los cinco sentidos humanos. Comenzamos con Su llamado celestial sobre nosotros, "ven aquí y te mostraré cosas", y pronto nos arrastran a los elementos rudimentarios de este mundo a través de la religión. Jesús fue y es terrenal y Él llama a aquellos que quieren ser Sus discípulos a unirse a Él en Su visión celestial del reino de Su Padre. 

George Davis y yo escribimos un artículo sobre este engaño del enemigo y cómo funciona, 

En Efesios 4: 13-15, Pablo establece un contraste de verdad y engaño. La verdad está representada por las siguientes palabras, "... [Para que] puedas crecer en él en todas las cosas". El engaño se describe con las palabras, "... arrojados de un lado a otro y llevados con cada viento de doctrina, por el juego de los hombres y astucia astuta, por las que esperan para engañar”. Las palabras, "con las que esperan para engañar" adquieren [un significado más profundo en el griego original]... Efesios 4:14 se leería más correctamente, “Para que no seamos más menores de edad, arrojados de un lado a otro y llevados por cada viento de enseñanza, por el capricho humano, por la astucia con vistas a la sistematización del engaño [¿suena una “teología sistematizada”?]”. 

Darby traduce este pasaje de manera similar. 

... para que ya no seamos bebés, arrojados y arrastrados por cada viento de *esa* enseñanza que está en el juego de los hombres, en una astucia sin principios con vistas al error sistematizado. (Efesios 4:14 Darby) (1) 

Las religiones de los hombres no son algo que simplemente se convirtió en algo que hoy en día tenemos. Donde una vez hubo Una Fe, ahora hay más de 41,000 diferentes denominaciones cristianas y sectas. Una vez que sacaron sus ojos de Cristo, ¡estaban destinados a engañar (ver 2 Tim 3:13)! Pablo contrasta estos engaños sistematizados en los que los hombres caen con lo que realmente significa seguir a Cristo diciendo: "Pero hablando la verdad con amor, [usted] puede crecer en él en todas las cosas, quien es la cabeza, el Cristo". Los que somos de Cristo no crecemos espiritualmente al convertirnos en expertos en alguna enseñanza teológica o incluso en nuestra adhesión a la ley del Antiguo Testamento o al dogma de la iglesia. Todas estas cosas alejan nuestro enfoque de Cristo y de nuestra comunión con Él en los lugares celestiales y nos dirigen a las cosas de este mundo y sus sistemas engañosos (ver Efesios 1: 3 y 2: 6). No crecemos amasando conocimiento religioso o incluso memorizando la Biblia, ¡sino creciendo EN ÉL en TODAS las cosas! La siguiente cita de T. A. Sparks lo dice bastante bien, 

Juan escribió para la última hora: " Hijitos, es la última hora..." (1 Juan 2:18) y llevó el comienzo hasta la última hora: " Lo que fue desde el principio... ” (1 Juan 1: 1). Pero mientras que Juan tiene estas marcas de tiempo, le preocupa lo que es atemporal: y así vemos entre la referencia al comienzo y la última hora, se menciona lo que permanece para siempre: " El mundo está desapareciendo” y también sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios vive [permanece] para siempre” (1 Juan 2:17). Así que aquí tenemos el comienzo, la última hora y el "para siempre". 

(…) 

Solo necesita leer Juan [las cartas de Juan] para ver cuán desapegado está todo, cómo se saca todo de este mundo y todo está relacionado con el hecho de que Cristo está en el cielo y que el pueblo del Señor está aquí, pero no aquí; aquí, pero no en el mundo, pero no de él; un pueblo misterioso en este mundo en lo que concierne al mundo... no reconocido, desconocido. Y sin embargo, por ese mismo medio y por esa misma razón, la fuerza más poderosa que este universo conoce: las personas espirituales, ocultas y secretas de Dios en esta tierra. 

Para apoderarse del cristianismo y moldearlo, formarlo, sistematizarlo, cristalizarlo y convertirlo en un movimiento poderoso aquí; con sus raíces aquí, con todas sus asociaciones, como el hombre puede ver, apreciar y aprobar; registrarse en la conciencia ordinaria de este mundo como algo; todo eso es contrario a la Palabra de Dios y es contrario a la vida espiritual y al poder espiritual. Cristo está en el cielo y somos elevados, trasladados, sentados juntos con Él en los lugares celestiales. Nuestro propósito actual en este mundo es solo un testimonio, por el cual otros serán sacados de las naciones, un pueblo para Su nombre. (2) 

Mientras manifestemos que somos de este mundo con nuestros edificios eclesiásticos, corporaciones cristianas, oficinas y mentalidad mundana, no hay testigos del reino de Dios. Esto es lo que Jesús quiso decir cuando oró por nosotros al final de su estancia terrenal. 

“Para que todos sean una cosa; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean en nosotros una cosa; para que el mundo crea que tú me enviaste. Y yo, la claridad que me diste le he dado; para que sean una cosa, como también nosotros somos una cosa. Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en una cosa; y que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado, como también a mí me has amado” (Juan 17: 21-23). 

El problema con los líderes de la iglesia carnal que manejan un pasaje como este, es que quieren aplicar su realidad espiritual profunda a la vida en el más allá. Él no oró, "para que puedan estar conmigo donde yo voy", sino "para que puedan estar donde YO ESTOY". Jesús estaba y es UNO con el Padre en Su presencia, incluso mientras está en la tierra y así deberíamos estar nosotros. 

“Querido Padre, muéstranos lo que significa ser uno contigo y con Jesús y atraer nuestros corazones hacia tu reino celestial y salir de las garras de este mundo. Amén." 



viernes, 28 de diciembre de 2018

LUZ EN MEDIO DE LAS TINIEBLAS - UNA PALABRA DE FINAL DE AÑO Por Adriana Patricia



“… mas todos los hijos de Israel, tenían luz en sus habitaciones” Éxodo 10:23b

El año 2018 está por acabar, un año muy difícil para algunos de nosotros, un año de luchas, de situaciones muy estresantes y de duras pruebas. Muchos fueron diagnosticados con enfermedades graves, otros perdieron a sus seres queridos, crisis familiares, crisis económicas, dolores físicos, emocionales y muchas cosas más; sin embargo, podemos estar seguros de algo, es que en medio de toda la oscuridad que cayó a nuestro alrededor, hubo Luz, la Luz resplandeciente y Gloriosa de Cristo en nuestros corazones.

Dice Éxodo 10: 20, que el Señor endureció el corazón de Faraón para no dejar ir al pueblo de Israel, porque simplemente Dios los sacaría con Sus maravillas. Para los egipcios eran plagas, pero para Dios eran Sus maravillas. 

Si algo he aprendido en mi caminar con el Señor, es que lo que para nosotros es una tragedia que golpea con fuerza las fibras más profundas de nuestro ser, para Dios es una oportunidad majestuosa de desplegar Su poder y mostrar Su Gloria en cada asunto de nuestra vida, por muy pequeño o grande que sea. 

Dios fue el que endureció el corazón de Faraón, no fue el diablo, fue el mismo Dios misericordioso y maravilloso que amamos. Suena ilógico a nuestra mente natural, pero los caminos del Señor no son como los nuestros. Y si algo más he aprendido, es que a pesar de todo, Dios tiene el control de todas las circunstancias, por muy feroces que parezcan. Dios es Su infinita fidelidad sabe que tiene que pasarnos por todo esto, para que lleguemos al final de nosotros mismos y aprendamos a descansar en Él. 

Dios le dice a Moisés que extendiera su mano al cielo para que cayeran tinieblas sobre Egipto y serían tales que cualquiera las palparía. Eran tinieblas sólidas, quizás causadas por algo en el aire o por una tormenta de polvo, dicen los historiadores. Todo quedó paralizado en Egipto, nadie podía hacer nada, Dios usó Su gran poder para que nadie pudiera hacer nada, el Señor tomó el control de la naturaleza para desplegar Su infinita potestad. 

Las plagas pasaron de muerte a muerte, una tras otra. El mundo está lleno de tinieblas y son tantas, que las podemos palpar, por donde miremos hay solo oscuridad. En Egipto solo había muerte, en el mundo solo hay muerte. El dios de los egipcios Amón–Ra (el dios sol), quedó oculto ante sus ojos por tres días. Solo a través de Cristo tenemos Vida, Él es la Luz que resplandece en un mundo lleno de tinieblas.

Moisés extendió su mano hacia el cielo y el Señor envió densas tinieblas, tan densas eran que no se podían ver entre ellos; no obstante, los hijos de Israel tenían luz en sus habitaciones. ¡Gloria a Dios! En medio de ellos había Luz y los demás estaban en tinieblas. ¡Qué fidelidad y misericordia la de nuestro Dios!

Las circunstancias difíciles que nos rodean son como densas tinieblas; sin embargo, la Luz del Señor ilumina nuestras vidas, mientras que todo es penumbra a nuestro alrededor, Su Luz refulgente ilumina nuestros corazones. 

Nuestra confianza está en el Señor, no en nada ni en nadie más, nuestra esperanza está puesta en Dios, quien es Poderoso y que hace posible, lo imposible. 

Alzaré mis ojos a los montes, de donde vendrá mi socorro. Mi socorro viene de parte del SEÑOR, que hizo los cielos y la tierra. Salmo 121: 1 - 2 

Nuestro socorro viene del Señor, no de ningún gobierno, ni de los líderes religiosos, ni de nuestros recursos o nuestras capacidades, viene del Señor. 

El dolor nos ha quebrado muchas veces, pero no nos ha destruido, porque Su Luz nos iluminó. Hermanos, no importa lo que pase, Dios es fiel y Su misericordia no se apartará de Sus hijos, no importa la densa oscuridad que se extiende sobre la tierra de aquí en adelante, Su luz ilumina nuestras vidas. Dios tiene que terminar de exterminar por completo la vida de Adán en nosotros para llevarnos a la medida de Él, pero recordemos que en medio de todo esto, Su Fidelidad no se agota, Su Luz no se apaga y podemos vivir seguros en Su Vida. 

Que el Señor nos dé la fe de Él para saber que tendremos luz en nuestras habitaciones, porque Cristo es nuestra Luz. Pongamos nuestra confianza en Él, no importando lo que nos depare el próximo año. 

Y les habló Jesús otra vez, diciendo: YO SOY la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, mas tendrá la luz de la vida. Juan 8:12.

El SEÑOR es mi luz y mi salvación ¿de quién temeré? El SEÑOR es la fortaleza de mi vida, ¿de quién he de atemorizarme? Salmo 27:1.

Y ya para terminar quiero compartirles esta bella canción que ha sido un bálsamo a mi corazón y el Señor me ha ministrado muchas veces a través de ella, espero que ustedes también puedan ser ministrados también. 

Que el Señor esté con nosotros en este año que comienza y que Su Gracia nos sostenga. Recordemos que Dios es perfecto y Su tiempo es perfecto. Que el Señor haga con nosotros como Él quiera. 





miércoles, 26 de diciembre de 2018

DEL CAOS AL ORDEN Por Clay Sikes

Buenas tardes queridos lectores, les comparto esta maravillosa palabra que llegó a mi vida como un doble testigo de lo que el Señor ha estado hablándome desde hace algunos meses. 

Espero la degusten y sea de gran bendición a sus vidas, así como lo fue para mí. Gracias a mi amigo Chema por compartirla. 


Del Caos al Orden
Para muchos, 2018 fue un año difícil, ya que muchos en el Cuerpo de Cristo se preguntaban, vagaban y finalmente morían (a sí mismos)Ninguna cantidad de esfuerzo, energía o gritos parecían ayudar; sin embargo, a través del caos surgió una profunda paz interior y consuelo que solo proviene de la intimidad con el Padre. Las circunstancias externas nos empujaron a una paz interna, ya que circunstancias sobre circunstancias aumentaron nuestra dependencia de Él, al tiempo que la disminuíamos de nosotros mismos, dando vida a la Palabra:
“Esto es lo que dice Yahweh: maldito es el que confía en el hombre (la mayoría de las veces el YO), que depende de la carne (capacidad humana) para su fuerza y ​​cuyo corazón se aleja de Yahweh (y de sí mismo para las respuestas). Él será como un arbusto en las tierras baldías; no verá prosperidad cuando venga. Él morará en los lugares secos del desierto, en una tierra de sal donde nadie vive. PERO BENDECIDO ES EL HOMBRE QUE CONFÍA EN YAHWEH, CUYA CONFIANZA ESTÁ EN ÉL. Será como un árbol plantado junto al agua que envía sus raíces junto a la corriente. No teme cuando llega el calor; sus hojas están siempre verdes. No tiene preocupaciones en año de sequía y nunca deja de dar fruto”, Jeremías 17:5-8.
En la medida en que confiamos en Dios, en esa misma medida caminamos en el ReinoEn la medida en que confiamos en el hombre, en esa misma medida caminamos en el mundo. Somos muy conscientes de que dos sistemas compiten por nuestros afectos diariamente, uno que produce vida, el otro muerte. Las circunstancias obligan a que el hombre, se revele, sea expuesto, para sí mismo. ¿Qué se revela cuando llega la tormenta? La paz en la tormenta es una característica del Reino, al igual que el estrés en la tormenta (que denota falta de confianza) la es del mundoEl Reino produce paz, mientras que el mundo solo puede producir estrés y ansiedad.
Lo que surgió en 2018, llegando al 2019, es el orden de Dios fluyendo del caosEl gobierno del Reino está surgiendo dentro de Sus hijos e hijas, aquellos por los que toda la Creación está gimiendo. De hecho, toda la Creación anticipa la llegada de los vencedores (hijos e hijas); aquellos que no temen a nada excepto al Señor, aquellos que mantienen la paz en medio de tormentas furiosas.
¿Qué pasaría si este aniversario número 500 desde 'La Reforma', el Jubileo de 50 años (desde 1967) esté marcando una 'Puerta Abierta', el Restablecimiento Global, el Retorno de todo lo Robado, el Fin de una Era, El surgimiento de los Vencedores, el Testimonio, la Gracia, Más por Menos, el nacimiento del Hijo Varón, el Gobierno del Cetro de Hierro?
Al menos en parte, en 2019 se tratará de recibir la plenituduna herencia en la Tierra (que Dios pueda ayudar de manera demostrable), experimentar la bondad de Dios en la Tierra de los Vivientes y presenciar el regreso de "todo lo robado"Como se dijo, esto comienza por un orden interno que surge a través del caos, a medida que la inquietud causada por la preocupación cede al descansoEl descanso se puede caracterizar por la falta de preocupación, que ocurre cuando nos damos cuenta de que Dios tiene cubiertas “todas las cosas” de nuestras vidas. Ya no nos preocupamos por las personas (ni por lo que piensan), ni por las cosas (lo que comeremos, beberemos, poseeremos, perderemos, lograremos, etc.).Otorgamos a Dios permiso para ser "todas las cosas" para nosotros, para nosotros, en nosotros, acerca de nosotros. ¡Él verdaderamente se convierte en nuestro TODO! La vida comienza en una nueva dimensión en la Tierra a medida que empezamos (al menos en parte) a vivir como se vive en el Cielo, sin estrésEsta liberación de la fe hacia el Cielo libera la mano de Dios hacia la Tierra. Ahora es 'libre' de ser el Señor de todo. "Todas las cosas" son de, a través y para Dios; cuando le devolvemos "Todas las cosas" a Él, Él es libre de liberarnos de "Todas las cosas".
A riesgo de redundancia, repito, la vida entra en una nueva dimensión en la Tierra cuando comenzamos a vivir como en el Cielo, sin preocupaciones, dudas, temores ni preocupaciones por nada. Sabemos que estamos protegidos, provistos, enriquecidos, envueltos en Su amor y presenciaESTAMOS CUMPLIDOS PORQUE ESTAMOS LLENOS LLENOS -Él es nuestro sanador, nuestra energía, nuestra fuerza, nuestro sueño, nuestra disposición, motivación, guía, facilitador, proveedor: Él es TODO y, lo que es más importante, ahora le permitimos ser eso.
Convertirme en un vencedor es mi herencia en esta vida, un vencedor tiene poder sobre las circunstanciasCualquier circunstancia contraria a la Palabra (en mí) es contraria a su voluntad en mi vida, por lo tanto, la autoridad de la Palabra (en mí) gobierna, aplicando tanta presión a la circunstancia que (la circunstancia) no tiene más remedio que cambiar en alineación con la Palabra (en mí)Esta es la vida deun vencedor: uno que hace que la Palabra sea la autoridad total en la circunstancia, se convierta en autoridad total de la circunstancia. A los vencedores se les ha dado dominio y autoridad sobre "todas las cosas" en la Tierra: enviados a la Tierra para reinar y gobernar, para cuidar (no administrar) el jardín en su vida. Hemos sido redimidos de la maldición y, por lo tanto, ya no es necesario administrar nuestras propias vidas. Nuestro trabajo es el cuidado (obediencia), no la administración (esfuerzo)Hemos aprendido a no estabilizar el Arca (por el trabajo de nuestras propias manos) para no traer la muerte (la maldición) sobre nosotros mismos (Ver 2 Samuel 6:6-7)En verdad, dejar ir verdaderamente significa dejar de tomar de nuevo lo soltado, incluso cuando parece que debemos hacerlo.
La entrega (rendición) completa es "la clave" que desbloquea nuestra herencia completa, del mismo modo que una llave real desbloquea una caja fuerte de seguridad que contiene nuestra herencia natural (la última voluntad y testamento) de nuestros padres. Recuerde este punto tan importante: la entrega completa de todas las cosas (especialmente de aquellas personas a las que consideramos que tenemos derecho) es LA CLAVE que desbloquea la herencia que Dios le asignóLa entrega completa es un entendimiento mental de que "dejamos que las cosas sucedan" en lugar de "hacer que las cosas sucedan". La entrega completa es un entendimiento espiritual que debemos "dejar ir" para "dejar venir". En la medida en que 'dejemos ir', en esa misma medida 'dejaremos' venir de Él. Si no podemos dejarlo ir, estaremos limitados solo a lo que podamos generar por nuestra cuenta, lo cual es insignificante en comparación con lo que nuestro Padre quiere darnos. Si, por otro lado, somos capaces de "dejar que venga" lo que el Padre tiene es sobre todo lo que podemos pedir, imaginar o pensar. Cuando persigo las "cosas", se giran y huyen de mí porque estoy actuando como un pagano (Mateo 6:32); pero cuando dejo de perseguir las cosas, las cosas se dan la vuelta y corren detrás de mí (Deuteronomio 28:2)Sólo los vencedores recibirán este nivel de plenitud. Cuando alguien me ofende, o toma lo que es mío, debo decir desde el corazón: “No me importa, Dios me tiene cubierto. Pongo mi cuidado de esto en el Señor porque sé que Él se preocupa por mí" (1 Pedro 5:7). El acto mismo de liberar estos asuntos al Señor es como dar una ofrenda gigante; una que el Señor devuelve plenamente, remecida y desbordante. Porque rendirse totalmente es otorgarle a Dios permiso para ser el Señor EN y DE nuestra vida. Es una matriz que cambia la vida que comienza en el instante en que eres capaz de rendirte totalmente, lo cual, Por cierto, no puedes hacerlo solo. Incluso esto requerirá la humildad para hacer la solicitud de Su poder para darle la habilidad.
La entrega completa es una indicación de reposo, su ReposoEl descanso es el cese completo de nuestro propio trabajo (sudor, esfuerzo propio, trabajo arduo)El descanso no es la ausencia de actividad, sino la ausencia de actividad aparte del Espíritu SantoLos verdaderos hijos son guiados por su Espíritu (Romanos 8:14); no tratan de guiar al Espíritu a sus propias inclinaciones, sino que son guiados por su Espíritu. ¿Qué significa descansar? En términos simplistas, manténgase fuera del camino de Dios. Suelte y déjeselo a DiosAdán, después de la caída, fue relegado a vivir por el sudor de su frente; tuvo que vivir por su propio esfuerzo, que es una señal de la maldiciónAntes de la caída, todo le era provisto a AdánDios era ciertamente su proveedor. Hemos sido redimidos de la maldición y, por lo tanto, podemos recibir como lo hizo Adán antes de la caídaUn vencedor camina redimido de la maldición.
Hay dos períodos críticos para ver a Dios como nuestra fuente; uno cuando necesitamos un progreso; el otro justo después de que se haya producido el progreso. Lo más complicado y difícil es justo después del progreso como lo vimos con David (después de ganar una gran batalla)Cuando no hay presión, tendemos a retomar las cosas en nuestras propias manos ... parece que olvidamos todo lo que aprendimos; aquí es donde la bendición puede convertirse en una maldiciónDurante este tiempo debemos estar quietos; no tocar ni interferir con la unciónLa carne no debe tocar la unción. Cuando la gloria de Dios surge, la carne (la mano del hombre) no puede tocarlaEl verdadero descanso no es obtener por ti mismo lo que Dios intenta darte de todos modos. Dios no necesita nuestra ayuda o asistencia, solo nuestra obediencia (movernos solo cuando el Espíritu nos guía).
La muerte que muchos sufrieron en 2018 fue necesaria: no hay verdadera vida de resurrección a menos que primero haya habido muerte. Su vida solo puede venir en nuestra muerte, pero la carne (la capacidad y el esfuerzo del hombre) no puede tocar la gloria de la resurrección ni ahora ni nuncaSolo lo que ha muerto puede recibir la frescura de una nueva vida, nuevos comienzos, una nueva vida. No podemos producir en esta nueva temporada, solo reproducir por Su propia mano. La muerte y la resurrección llevan a la vida y vida más abundante. Nuestra muerte produce Su vida: debemos morir a las necesidades financieras, a la salud y a los problemas relacionales, a las cosas que queremos: déjalos ir y deja que Dios se ocupe de que quien confía en el Señor NUNCA quede decepcionado.

miércoles, 19 de diciembre de 2018

RECONOCIENDO A MAMMÓN - PROVISIÓN vs REPOSO Por Clay Sikes

Buenas tardes mis queridos lectores, estoy de regreso. 

Estuve varios meses ausente trabajando en un nuevo libro. Fue una gran bendición a mi vida poder escribirlo, el Señor fue fiel en todo este tiempo, Su gracia me sostuvo y Su guía estuvo en todo el proceso. Estoy segura que será de gran bendición a muchas vidas y de edificación al Cuerpo de Cristo. Estamos en el proceso de edición y muy pronto estará listo, si así el Señor lo quiere. Así que, aquí me tienen de nuevo. 

Quiero compartirles esta hermosa enseñanza que me transmitió mi amigo Chema. Realmente es Gloriosa y añadir algo, está de más. Que sea de gran bendición a sus vidas, como lo fue a la mía. Llegó justo a tiempo, cuando Dios nos está desprendiendo de todos los recursos humanos, para que aprendamos a depender absolutamente de Él. 


Características del Reino - Reconociendo a Mamón
Los mejores esclavos son aquellos que no saben que lo son, porque la fuerza del opresor reside en la ignorancia de los oprimidos; y Mamón, como ninguna otra fuerza, ha esclavizado y oprimido al pueblo de Dios durante siglos. Pero ahora los opositores se oponen a él: ¡expuesto, opuesto, depuesto!
Jesús dijo: hay 'una cosa' que no puedes hacer y servirme. Una cosa se señala MÁS que todas las demás como 'divisoria' de Dios; nos separa y nos impide servir a Dios. ¡Esta 'una cosa' se oculta en la sociedad moderna y la mayoría, incluso en la Iglesia, no la ve! ¿Y qué es esa cosa? Es MAMÓN, y con frecuencia los cristianos asignamos Mamón a los ricos y codiciosos, ya que no pertenecen a Dios; pero ¿qué hay de aquellos de nosotros que somos 'llamados' a servir a Dios pero también servimos a este mismo Mamón? ¿Es eso posible? Sí, lo es, y muchos hoy están cegados por esta forma tan sutil de "mezcla de Mamón" que es igual de mortal.
La Escritura enseña: “No podéis servir a Dios y a Mamón” (Lucas 16:13). Dios dice que “el amor al dinero es la RAÍZ DE TODO MAL” (1 Timoteo 6:10). Mamón te separará de Dios como nada más, simplemente porque requiere tu confianza en él en lugar de en Dios, y Él (Dios) no tendrá a ningún otro Dios colocado ANTES DE ÉL(ni al lado de ÉL)Mamón, por definición, es un ídolo, una imagen tallada, un dios falso. Mamón es una fuente para aquellos que lo adoran como dios, pero el costo es muy grave. El joven rico es nuestro ejemplo bíblico de uno al que se le ofrece todo, pero en lugar de eso eligió nada. Mamón, como fuente, ofrece la muerte de todas las cosas que viven en nuestra vida, ya que no tiene capacidad para dar vida, solo dinero. En su forma sutil, requiere que renuncies a Dios como tu proveedor (Yahweh Jiré). Servir a Mamón como fuente es obtener temporalmente lo que deseas, ya que te separa de Dios.
¿Qué es la 'mezcla Mamón'? La codicia es obvia en el mundo de Mamón, pero la necesidad no es tan obvia. Sus necesidades lo llevarán a Dios o a Mamón, o en muchos casos a una mezcla de ambos. Esta versión contaminada mezclada es impura y no se debe mezclar en la dinámica del Reino. Este es un pensamiento inestable (doble ánimo) y no dará como resultado lo mejor de Dios. Es cuando la preocupación es más importante que la confianza, cuando el plan B es más importante que el plan A (confiar en Dios), cuando se establecen plazos antes de tomar el asunto en nuestras manos (Señor, si para tal fecha no haces algo tomaré el asunto en mis manos ...), cuando nos suscribimos a dichos no bíblicos como "Dios ayuda a aquellos que se ayudan a sí mismos". En todos esos supuestos estamos en una mezcla. ¿Has hecho alguna de estas cosas? Yo lo he hecho innumerables veces, con los idénticos resultados (desastrosos).
En el entendimiento humano la necesidad a menudo se separa de la codicia, pero ¿dónde qué pasa en la vida espiritual? La necesidad puede crear un amor por el dinero de una manera mucho más sutil, y este es el enfoque de esta Escritura: la mezcla sutil de Mamónescondida de los ojos del pueblo de Dios. Algunas formas de ambición incluso son aplaudidas por la sociedad e incluso por la Iglesia, pero el Cielo las detesta si el motivo es la "ambición egoísta", El Cielo en la Escritura misma la clasifica con el asesinato, el adulterio, la embriaguez, las orgías, etc. Los que las practican estas cosas no verán el Reino de Dios. Sin embargo, la "necesidad" es incluso más sutil que la ambición, que mira o apuesta a uno mismo o a otros para que la satisfagan.
El amor al dinero puede venir igualmente, si no más, tanto de la necesidad como de la codicia¡Aquí hay una clave! Un hombre necesitado puede "perseguir dinero" como un hombre codicioso; ambos siguen a Mamón en lugar de a Dios. Reconocer quién es su proveedor y de dónde proviene su fuente de provisión es fundamental para escapar de la trampa mortal de Mamón. ¿Es usted el proveedor o lo es Dios? Esto es más sobre el reconocimiento que sobre crear estrategias. La estrategia a menudo conduce a que las manos humanas toquen lo que Dios está trayendo o haciendo, y cuando las manos humanas tocan lo que Dios está haciendo, las manos humanas matarán la provisión de Dios hacia el sepulcro(como nos gusta decirlo a nosotros, meter la mano para ayudar a Dios abortará el milagro). ¿Me preguntas cómo lo sé? Tengo un testimonio (de meter muchas veces la mano).
"Porque todas estas cosas las buscan con afán los gentiles" -Mateo 6:32. Un hombre necesitado puede "buscarlas" tanto o más que un hombre codiciosola Escritura no hace ninguna delineación. Qué interesante que Mateo 6:32 preceda al más conocido y citado 6:33: "Buscad primero el Reino de Dios y su justicia, Y ENTONCES todas estas cosas os serán añadidas".
La estrategia (planificar qué haré para obtener dinero) está fuera del liderazgo del Espíritu Santo; y no es de Dios; es la maldición operando en su vidaUsted no es su proveedor, aunque la comprensión humana limitada dice que "usted si lo es". Es hora de graduarse de esta esfera terrenal de comprensión y obtener una perspectiva del ReinoEs interesante notar que lo primero que se nos dice que hagamos, incluso antes de buscar el Reino, es "no perseguir el dinero como lo hacen los gentiles (paganos)" - Mateo 6:32.
Parte del patrón de Dios de liberación de 'la maldición' de la autosuficiencia (buscar la provisión por nuestra cuenta) es entender un principio clave del Reino. En la medida en que miro y confío en Dios y en su camino, en la misma medida disfruto de los beneficios de la vida del Reino en la Tierra (como en el Cielo, donde no hay escasez ni falta). En la medida en que miro al hombre (la mayoría de las veces yo mismo) y su camino, en la misma medida pierdo los beneficios del ReinoDebe renunciar a la forma del mundo para obtener el método de recepción del ReinoDebes soltar uno para ganar el otro (Apocalipsis 18:4,'Salid de ella pueblo Mío ...'). Debemos salir del viejo camino (forma o manera) para abrazar el nuevo camino, el camino del Reino. Esto es doloroso para nuestra carne y requerirá más valor que el que nosotros tenemos, pero no más del que Dios puede dar. Esta transición puede ser difícil si falta la confianza, pero suave como una brisa si la confianza es profunda. Ningún hombre tiene la capacidad de confiar profundamente sin la profunda humildad de buscarla de DiosBúscala con todo tu corazón y observa a Dios inundándote de confianza, que es una señal del profundo descanso al que estamos llamados (Hebreos 4:10).
De lo que estamos hablando en términos simples es de revertir la maldición de trabajar duro (para ganarse la vida) provocada por la caída de Adán (Génesis 3:17), la forma antigua. Dios desea que caminemos en un estado previo a la caída; por eso vino Jesús, para redimirnos de la maldición convirtiéndose en una maldición para nosotros (Gálatas 3:13,14). El trabajo duro y la tensión categóricamente NO SON el Camino del Reino"Busque primero el Reino de Dios (Y SU MANERA CORRECTA) 'Y ENTONCES' todas estas cosas (que necesita) vendrán corriendo hacia usted". Jesús vino a darnos vida abundante (más que solo vida) (Juan 10:10).
¿Cuál es la manera del Reino? Ante todo, una revelación de que usted no es su propio proveedor; solo Dios lo es, y Él desea más de lo que puede imaginar, proporcionarle muchas cosas buenas; pero Él está extremadamente limitado HASTA que reconozca la Fuente de su bendición. "La vida MÁS abundante" (Juan 10:10) no es solo una bendición material, sino todas las cosas que pertenecen a la vida y la piedad (justicia, gozo, paz).
La restauración comienza con una verdadera comprensión del descanso (El reposo de Dios - Heb. 4:3.5)Mamón no puede operar en presencia del verdadero descansoMamón llegó después de la caída como un dios sustituto para satisfacer las necesidades de los hombres en su "estado maldito"Jesús vino a restaurar al hombre a su Dios, restaurando el descanso y destruyendo a Mamón. Nada puede revertir la maldición como el verdadero descanso. El descanso ahoga la maldición, la revierte en nada y restaura al hombre a la bondad de DiosDe vez en cuando me piden que pruebe esto con las Escrituras.
Veamos a Noé. La misma palabra 'Noé' significa descansar -para consolarnos del doloroso trabajo causado por "la maldición". Una marea creciente levanta todos las barcas -permita que esta palabra lo saque de la maldición del trabajo, la tensión, la preocupación, la duda, el miedo, fracaso, escasez y falta. El Diluvio levantó el Arca. El Diluvio no solo juzgó a los malvados, sino que dice en Génesis 7:18 que las aguas levantaron el Arca muy por encima del mundo malvado y malditoLas aguas crecientes elevaron el Arca por encima de las cimas de las montañas y finalmente la apoyaron en el Monte Ararat, que significa "la maldición invertida" - Génesis 8:4. Estas Escrituras del Antiguo Testamento sirven como una guía de lo que vendría. Entrar en el Arca significa vincularse con el Camino de Dios e ir a donde Él dice que vayamos. Este es un lugar deentrega total: estás encerrado y confiado totalmente a la misericordia de Dios. 'CUANDO ESTAMOS ENCERRADOS, LA MALDICIÓN SE REVIERTE'. Los "encerrados" se elevan a alturas de las que ni siquiera son conscientes. Su confianza ciega los lleva a un lugar llamado Ararat, el lugar en el que "la maldición se revierte"La confianza en Dios revierte todas las maldicionesEl nombre de Jesús nos redime completa y totalmente, pero debemos 'surgir, elevarnos' (desarrollar 'pies de ciervas' para poder caminar en los lugares altos, en las cumbres, sobre las aguas...)
Es hora de que se levante e "invierta la maldición", entrando en Su Descanso mientras se lo lleva a la cima de la montaña de "su llamado"Conectarse con el Reposo es conectarse con la REFORMA que solo Dios está dando a luz en la Tierra ahora mismo. El descanso es simplemente creer; no luchar, no temer, no combatir o luchar, como con Josué y Caleb, simplemente creer y ser llevado a tu Tierra Prometida, al monte de tu llamado y propósito en esta vida.
¿Qué hace la incredulidadLa incredulidad lleva a hacer un esfuerzo en la dirección equivocadaSu descanso es la revelación del trabajo terminado (Él ya ha hecho el trabajo de asegurar la victoria total de nuestra tarea y todo lo que Él necesita de nosotros es coraje para aceptar el reto de creerle a Él). Descansar es confiar en que el Espíritu Santo conduce, guía, dirige. En el verdadero descanso está ausente cualquier ansiedad o miedoEl descanso es la confianza total en el Señor, y saber que en su total confianza nunca le decepcionará. Descansar es creer las promesas hechas por Dios y caminar en esa dirección. Se trata mucho más de aceptar (confiando en que 'el hará, el actuará' Sal. 37:5) que de crear estrategias (problemas de que preocuparse planificando que haremos para resolverlos).
Descansar es reconocer que 'la maldición' no tiene poder contra usted, por lo tanto, no es necesaria o requerida 'reacción', SOLO se necesita una respuesta bien guiada, a menudo de manera bastante suave (todavía estoy aprendiendo esto). El descanso no es no temer los malos informes malos (Salmo 112:7). El descanso es cesar de tu propio trabajo (esfuerzo, preocupación, duda, miedo).
El Espíritu Santo me dijo hace mucho tiempo: "Cuando empiezas, me detengo; cuando te detienes, empiezo". El descanso es el requisito indispensable para la restauraciónno puede haber oración (la habilidad de escuchar a Dios hablar) sin que nosotros estemos primero en descanso (dejando de preocuparnos, esforzarnos, dudar temer).
Nuestra destrucción proviene de 'REST-LESS-NESS' (¿REPOSO-MENOS-NECESIDAD?) (no descansar); nuestra disposición a participar y entretener pensamientos de caos, conflictos, chismes, bromas, sarcasmos, preocupaciones, dudas, miedo: la ansiedad es el resultado, el estrés es el fruto y la muerte es la sentenciaMantenga la calma para permanecer en Su descanso; quédese en su descanso para ver su restauración. Permita que la paz lo guíe todo el día, todos los días y lleve esto adentro: "Si Dios está por usted, quién puede estar en su contra" -Rom. 8:31.
¡Hay Mamón! Toma eso y observa al pueblo de Dios alejarse de tus malvados caminos de esclavitud. ¡No esclavizarás más! En el nombre de Jesús.

jueves, 30 de agosto de 2018

UN NUEVO CAMINO Por Adriana Patricia


Un saludo muy especial a los lectores de este blog, quiero pedirles disculpas por mi prolongada ausencia, pero ante eso tengo mi defensa, he estado trabajando en un próximo libro, que será de mucha bendición a sus vidas como lo ha sido para mi vida. 

La verdad no soy tan hábil para escribir, el Señor ha sido fiel en todo este proceso, porque me ha enseñado cosas que no sabía, así que, por ahora debo dejar quieto el blog para sacar adelante este libro, espero que cuando esté listo pueda presentarlo y seguir muy juiciosa con el blog, conforme a lo que el Señor me vaya guiando, en Su voluntad y en Sus tiempos.

El título de esta entrada es UN NUEVO COMIENZO, porque en Cristo todas las cosas son hechas nuevas cada día, así como sus misericordias son nuevas cada mañana, así también son Sus caminos para cada uno de nosotros, cada día trae un nuevo conocimiento de nuestro Señor, una nueva enseñanza, un nuevo aprendizaje, un paso más arriba en ese camino hacia la madurez, cada día es nuevo en Él y sé que este libro es algo nuevo para mí, marcará una nueva enseñanza, un nuevo despertar en los caminos de Dios, más intimidad con Dios, más profundidad en la vida de Cristo, la vida con el Señor es una aventura cada día, a pesar de las circunstancias y las dificultades que se nos presenten en el camino, cada día hay una muerte a nuestra propia vida, pero también hay una vida de Resurrección en Él. 

Dios es infinitamente grande, es novedoso, poderoso, Su gracia no se acaba, Su poder no termina, Su amor es total, Él es por siempre y para siempre. Tenemos un Dios que no se cansa de amarnos, que no se cansa de darse Él mismo a nuestras vidas, porque la vida sin Él no tiene sentido. 

Así que pido disculpas por mi ausencia en los próximos meses, pero debo hacer lo que el Señor me ordena. Querido lector, deseo que me acompañe con sus oraciones y anhelo que el Señor envíe personas que se metan en la piel de este proyecto, como lo hizo con los dos anteriores libros, el Señor siempre se ha encargado de encontrarme compañeros de viaje que han compartido conmigo la aventura tan especial de escribir y me han dado sus aportes y su ánimo en el camino, todo lo que hace Dios es perfecto y Él respalda lo que nace de Él, de Su corazón, nada que nazca de nuestro esfuerzo produce vida, pero lo que nace de Él produce vida y transforma.

Muy pronto tendrán noticias de este nuevo proyecto. Que el Señor siga dándonos a conocer Sus caminos y limpiando nuestro corazón. 

"Porque en otro tiempo erais tinieblas; mas ahora sois luz en Señor: andad como hijos de luz" Efesios 5:8

miércoles, 4 de julio de 2018

¿ES CRISTO NUESTRO ABSOLUTO? Por Michael Clark y George Davis

Es una bendición estar de nuevo con ustedes queridos lectores, mis ausencias siempre son diseñadas por el Señor. He aprendido a escuchar la voz de Dios en los asuntos de la vida, tanto grandes como pequeños, al igual que en aquello que el Señor me permite escribir y compartir, he aprendido a escuchar el sonido apacible de la voz de Su Espíritu en el interior de mi vida y no dejarme arrastrar por mis emociones (aunque esto ha implicado mucha disciplina por parte del Señor, porque  qué terca es nuestra naturaleza).

Cada cosa que hacemos debe nacer de la voluntad del Señor, nuestra carne debe morir a ese respecto y debemos permitirle al Señor guiarnos y llevarnos por donde Él quiera. Así que, cuando tengo "arrebatos del Espíritu", como yo los llamo, me siento a escribir o comparto de aquello que el Señor quiere que comparta. 

Hoy estuve meditando acerca de nuestra ocupación como hijos de Dios. Muchos cristianos se ocupan de la oración, otros se ocupan de leer la Biblia, otros se ocupan de hacer buenas obras, otros de asistir a sus cultos dominicales y así sucesivamente. Muchos están ocupados en observar los tiempos y saber cuáles son los acontecimientos del fin y otros más, se ocupan de sus doctrinas. 

Cristo se ocupó de Su Padre, el Señor Jesús siempre esperó en Su Padre y nada hacía por Él mismo, siempre hacía lo que nacía del corazón de Su Padre. Su ocupación, Su vivir, fue la Gloria del Padre. 

Pero nuestra verdadera ocupación debería ser Cristo. 

Dice Colosenses 3: 11 "mas Cristo es el todo, y en todos". Es decir que Cristo gobierna toda la vida más que cualquier otra persona, sistema, organización, etc. 

Si hay algo que debemos anhelar con todo el corazón es conocer más de Cristo, que Cristo sea revelado a nosotros en mayor profundidad, que nuestros ojos estén puestos sobre Él y en nada ni en nadie más, que podamos participar de los padecimientos de Cristo, que podamos oír Su voz y obedecerle, que Su Espíritu forme a Cristo en nosotros y podamos ser llevados a Su Estatura.

No hay cosa más sublime que comprender que nuestra ocupación más grande en la vida es Él y tan solo Él, no es nuestra doctrina, no son nuestras actividades por muy cristianas que sean, aunque no estoy diciendo que no debamos realizarlas, estoy diciendo que la motivación de nuestro corazón sea Él, que podamos conocerle en mayor profundidad,  que pasemos más tiempo en intimidad con Él, que obedecerle sea nuestro deleite y que Su vida nos consuma.  

Cuando leo las palabras de Pablo bajo la inspiración del Espíritu en Filipenses 3,  veo una relación íntima con su Señor, un amor absoluto por Aquel que lo llevó de las tinieblas a Su luz admirable, para Pablo conocerle implicaba  participar de Sus sufrimientos. 

Pero las cosas que para mí eran ganancias, las he apreciado pérdidas por Cristo.
Y ciertamente, aun aprecio todas las cosas como pérdida por el eminente conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por quien lo he perdido todo, y lo tengo por estiércol, para ganar a Cristo,
¶ y por ser hallado en él, no teniendo mi justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe;
10 por conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, en conformidad a su muerte,
11 si en alguna manera llegara a la resurrección de los muertos.
12 No que ya lo haya alcanzado, ni que ya sea perfecto; mas sigo para asirme de aquello como también soy asido del Cristo Jesús.
13 Hermanos, yo mismo no hago cuenta de haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante,
14 prosigo al blanco, al premio del soberano llamamiento de Dios en Cristo Jesús.
Filipenses 3: 7 - 14

Veo tantas discrepancias entre los hermanos, tanta desunión por la doctrina, las religiones y por los acontecimientos del fin, pero solo hay una Verdad Absoluta y es Cristo. 

Que nuestra ocupación diaria e instante tras instante sea Cristo y que aprendamos a esperarlo a Él en cada momento. Que el Padre nos otorgue el privilegio de que Cristo sea revelado continuamente en nosotros.

Y mientras meditaba en esto, recordé este escrito de mi hermano y amigo Michael Clark que deseo compartirlo con ustedes, espero sea de mucha edificación. 





¿ES CRISTO NUESTRO ABSOLUTO?

Por Michael Clark y George Davis

Como tú me enviaste al mundo, así yo los he enviado al mundo. Y por ellos yo me santifico a mí mismo, para que también ellos sean santificados en la verdad. Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos, para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste. La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno. Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado. (Jn. 17:18-23).

Una de las acusaciones más tristes contra la iglesia en estos últimos días es la falla en permanecer unificados en Cristo. Debido a esta reunión y constates discusiones entre los rangos del Cristianismo, la mayoría cree que Jesús y sus enseñanzas son una broma. Un misionero cristiano una vez pregunto a Mahatma Ghandi porqué él no era cristiano. Su respuesta fue muy reveladora: “creería en su Cristo si no fuese por los cristianos”.

Las sectas y denominaciones cristianas se han peleado y aun matado por años entre ellos para establecer
sus doctrinas como de absolutas y necesarias para todos los que creen en Dios; bautismo de infante vs. adulto, aspersión vs. inmersión, salvación por llamada al altar vs. sacramental, autoridad sacerdotal vs. pastoral, sola escriptura vs. infalibilidad papal, y así continua. Vamos a llamar a estas creencias “éticas”. Usted las obedece y se piensa de usted que es “ético”. Usted va en contra de eso y es acusado de ser “no-ético”. Hoy en día hay más de 200.000 sectas y denominaciones y cada uno demanda obediencia a sus doctrinas, creencias y estructura jerárquica si usted va a ser digno de congregarse con ellos. Muchos de ellos creen que todas las personas fuera de su grupo están “perdidos y van al infierno”. El análisis que hizo una persona sobre esto fue: “Todos se deben estar yendo al infierno entonces. Si Bien usted es juzgado como justo por un grupo, es juzgado de ser pecador por los 199.999 grupos restantes. Si ponemos nuestra fe en consenso debemos admitir que todos estamos equivocados por la misma definición de la palabra”.

Así que la persona pensante, aquella que no sigue ciegamente a la multitud, mira a esto y se pregunta si el tener la doctrina correcta y sistema de creencia es realmente un absoluto. Si eso fuese así, ¿no habría más de 200.000 “absolutos” contradictorios que no son - por la falta de consenso común - un absoluto para nada? Guste o no, a
bsoluto implica unidad o uno.

Las religiones del hombre demandan supremacía y control sobre las vidas de sus adherentes, si bien todo el tiempo ellos confiesan que hay un solo Dios. ¿Cómo puede ser de las dos maneras? El Absolutismo pertenece solo a Uno y no está sujeto a las opiniones de la multitud o a las demandas de un selecto grupo de líderes jerárquicos.

En las Escrituras leemos que Abraham creyó a Dios y le fue tomado por justicia. ¿Cuál fue este único acto de fe de parte de Abraham que lo puso en tanto favor con el Creador de todas las cosas? El obedeció y tomó a su hijo prometido al monte Moriah e iba a matarlo como una ofrenda a Aquel que le dio Isaac. El sabía que el Señor da y el Señor quita. Si él solo da y se sujeta a nuestras voluntades en lo que puede quitar, entonces no es Señor y nosotros somos meros religiosos paganos. Si nos hemos protegidos con un juego de reglas que nos mantienen a salvo de un Dios tan “arbitrario’ como Aquel que conoció Abraham, ¿somos realmente sus seguidores?

A menudo hemos oídos cosas como: “¿Si Dios es amor entonces porque mueren los bebés y porqué hay tanto mal y sufrimiento en el mundo?” “Dios no haría eso…”, o “Dios va a hacer esto…”. Los zelotes cristianos al igual que los ateos se ponen ellos mismos en el lugar de nuestro soberano Dios y presumen limitarlo por el pensamiento de sus mentes finitas, esperando ganar un consenso de sus colegas. Parece que creen que si ellos creen en algo lo suficientemente fuerte y consiguen suficiente gente que crea como ellos, sus pensamientos sobre Dios de alguna manera serán ciertos y ellos tendrán éxito en hacer un dios a imagen de ellos mismos.

¿Así que cuál es nuestro absoluto? Si no es consenso de grupos, ¿cual es? ¿Nos adherimos a todas las reglas y regulaciones de nuestra religión, o solo nos asimos del Único Absoluto? Ese mismo Absoluto, ¿Puede demandar de nosotros (y lo hace) algo que él considera más elevado que las doctrinas de hombre o meras éticas? ¿Qué puede ser esa cosa? Toma tantas formas como hay de personas que todavía carecen de
una cosa (vea Luc. 18:18-23). Se llama entregar su vida y obedientemente caminar en el Espíritu.  

Jesús disparó un tiro a la religión cuando dijo a Nicodemo: “No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo. El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu” (Jn. 3:7-8).

La mayoría de nosotros se ha establecido un juego de reglas que pensamos que son “la voluntad de Dios”. Ellas se han convertido en nuestra
tradición. Así como fue con los hebreos 2000 años atrás, así es hoy. Dios dijo algo a un hombre miles de años atrás y otros hombres lo agarraron y lo explicaron, agregaron y codificaron esas palabras hasta que ellas no tuvieron ninguna semejanza a la íntima conversión entre el hombre original y Aquel que fue su Absoluto. De hecho, este agravado y distorsionado registro de la conversación se ha convertido ahora en el substituto para todos los hombres de manera que ellos no tienen que creer en Dios de forma personal u obedecer de ninguna manera su voz. Ellos tienen una especie de fe substituta. En pocas palabras, la fe ya no se demanda de alguien que se llame miembro de la fe, solo se demanda adherirse a las formas aceptadas.

Sujetarse a a moral de la multitud parece ser la manera más segura de existir. Si usted es un buen seguidor, usted recibirá abrazos de los líderes y la admiración de los “fieles”, pero obedecer un Absoluto distinto del que ellos sostienen es peligroso. Jesús, Pablo, Esteben y millones de otros creyentes supieron eso. Jesús obedeció la voz de su Padre e ignoró las regulaciones y tradiciones de la turba cuando ellos estuvieron en desacuerdo (y estaban en conflicto la mayoría de las veces). El sanó en un día de reposo. ¡Gritaron: Sacrilegio! Comió con las manos sin lavar. ¡Inmundo! Comió con pecadores, prostitutas y recaudadores de impuestos. “¡Es un bebedor de vinos… un glotón… un amigo de pecadores!” gritaron. ¿Quién le acusaba? ¿El Padre? No, porque fue él a quien Jesús estaba obedeciendo mientras hacía estas cosas. ¿Sus discípulos le acusaron? A menudo ellos estaban confundidos con Sus acciones así que estuvieron casi a punto de hacerlo. Hablando de los líderes religiosos ellos le dijeron: “¿Sabes que los fariseos se ofendieron cuando oyeron esta palabra?”

Jesús fue en contra de los absolutos aceptados, el consenso universal de lo que era considerado correcto y bueno por los hombres. Si no lo hubiese hecho, él hubiese sido desobediente a Aquel que es bueno, Dios mismo. Hubiese fracasado en su misión como el Cordero de Dios sin Mancha a ser ofrecido por los pecados de los hombres. Pudo ser perfectamente obediente a los otros “absolutos”, el consenso universal del Judaísmo, y recibir su honor, pero al final lo habría perdido todo.

Sí, ser una persona que camina por fe es una cosa arriesgada. Usted es tenido como peligroso a los líderes de organizaciones del hombre, porque ellos no pueden controlarlo más. Entonces usted es sospechoso ante la multitud porque no está obedeciendo al líder de
ellos. Si usted sigue el viento del Espíritu, ¿Quien sabe qué es lo próximo que usted hará? Lo que es peor, usted puede tener éxito en infectar a otro de los “fieles” con sus ya conocidos caminos “rebeldes”.

No se equivoque, siempre se reduce al consenso de la turba vs. el Absoluto. Jesús fue asesinado por una facción que nunca antes había estado unida. Su base para la unidad fue la traición y muerte del Ungido. Seguro algunos dijeron: “¿No es maravilloso cómo finalmente nos estamos uniendo ecuménicamente?” Mientras otros cantaban: “¡Nosotros somos uno en el Espíritu, somos uno en el Señor!” La verdad es que Jesús fue asesinado por ortodoxos. 

Barbra Brown escribió:

Jesús no fue asesinado por el ateísmo o la anarquía. El fue muerto por la ley y el orden aliados con la
religión, lo que siempre es una mezcla mortal. Cuidado con esos que claman conocer la mente de Dios y que están preparados para usar la fuerza, si es necesario, para que otros estén conformes. Cuidado con aquellos que no pueden diferenciar la voluntad de Dios de las de ellos. La policía del templo siempre es una mala señal. Cuando los capellanes empiezan a portar armas e ir mucho por la oficina del comisario, cuidado. Alguien está por reconocer que no hay otro rey sino solo César. (
Barbra Brown Taylor, Una Mezcla Mortal).

Viendo esto, fue Soren Kierkegaard quien como hábito solía decir: “La multitud
es error”. El también advirtió: “Cuando la verdad conquista con la ayuda de 10.000 hombres gritando, aun suponiendo que lo que fuese victorioso sea verdad, una falsedad aun mayor está inculcada por virtud de la manera en que se obtuvo la victoria”. Es una falsa esperanza y una falsa seguridad la que mira a la multitud. Jesús nunca buscó al hombre por guía y aprobación. De hecho, él a menudo evitaba las multitudes adoradoras porque el sabía lo que realmente había en sus corazones (vea Jn. 2:24-25).
Kierkegaard también observó: 


Aquellos que hablan a la multitud, buscando su aprobación, aquellos que reverentemente se inclinan y arrastran ante ellas, deben ser considerados peores que prostitutas.


¿Estamos proponiendo que todos los hombres deben desechar todo control? ¡Absolutamente no! Eso es lo que hacen las turbas. Eso es puro hedonismo. ¿Entonces qué estamos diciendo? Estamos diciendo que si usted debe caminar en pura fe como la fe de Jesús, Abraham, Pablo, Esteban, y otros que fueron enviados afuera por Dios de acuerdo a Sus propósitos, usted se pone bajo un mayor control que el de la jerarquía eclesiástica y del consenso de la multitud. Usted ya no considera primero lo que le va a costar ir contra ellos y después apartarse de seguir la voz de Dios. A usted no le importa de qué lado del pan se encuentre la manteca. Usted se convierte en una persona de verdadera fe en vez de una persona meramente religiosa caminando por el camino seguro, obedeciendo las tradiciones del hombre.


Soren Kierkegaard escribió en Provocaciones:


Pero la paradoja de la fe es precisamente esto, que el solo individuo es mayor que lo universal (la 
multitud), que el individuo determina su relación con lo universal a través de su relación con lo Absoluto (es decir, Dios), no su relación con lo Absoluto a través de su relación con lo universal. Esto es, vivir por fe significa que uno tiene una absoluta obligación a Dios y a nadie más que a Dios. En esta atadura de obligación, el individuo se relaciona absolutamente, como un simple individuo, a lo Absoluto: el Dios que ordena. Solo esta obligación es absoluta y por esta razón lo ético, para la persona de fe, es relegado a lo relativo. En temor y temblor, esta es la paradoja de la fe: la suspensión de lo ético.


Mientras lo observamos, la historia de Abraham contiene una suspensión de lo ético. El, como un simple individuo, se ha convertido mayor que lo universal. Esta es la paradoja de fe que no puede ser explicada.


Así que todo se pierde si caminamos por fe. ¿Es todo costo y ninguna ganancia? Para nada, pero la naturaleza de lo que consideramos ganancia cambia. Pablo habló de este maravilloso camino al que somos llamados porque él supo no solo el costo de seguir el verdadero Absoluto, sino también la gloria del caminar por fe:


“Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo, y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe; a fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte, si en alguna manera llegase a la resurrección de entre los muertos.” (Fil. 3:7-11)

Más tarde, Pablo habló de su encuentro con los líderes de la Iglesia judía en Jerusalén y él evidentemente no estaba impresionado. “Pero de los que tenían reputación de ser algo (lo que hayan sido en otro tiempo nada me importa; Dios no hace acepción de personas), a mí, pues, los de reputación nada nuevo me comunicaron” (Gál. 2:60).


Pablo sabía que servir en los tabernáculos de los hombres y a sus sistemas religiosos era negar el lugar de Dios en su vida y negar la fe misma. Así, el escrito de Hebreos concluye:


No os dejéis llevar de doctrinas diversas y extrañas; porque buena cosa es afirmar el corazón con la
gracia, no con viandas, que nunca aprovecharon a los que se han ocupado de ellas. Tenemos un altar, del cual no tienen derecho de comer los que sirven al tabernáculo. Porque los cuerpos de aquellos animales cuya sangre a causa del pecado es introducida en el santuario por el sumo sacerdote, son quemados fuera del campamento. Por lo cual también Jesús, para santificar al pueblo mediante su propia sangre, padeció fuera de la puerta. Salgamos, pues, a él, fuera del campamento, llevando su vituperio; porque no tenemos aquí ciudad permanente, sino que buscamos la por venir. (Heb. 13:9-14).


Ir en contra del consenso cuesta. A Timoteo Pablo escribió: “Ya sabes esto, que me abandonaron todos los que están en Asia, de los cuales son Figelo y Hermógenes” (2 Tim. 1:15). Eventualmente Pablo perdió los que eran fieles a su ministerio.


“En mi primera defensa ninguno estuvo a mi lado, sino que todos me desampararon; no les sea tomado en cuenta. Pero el Señor estuvo a mi lado, y me dio fuerzas, para que por mí fuese cumplida la predicación, y que todos los gentiles oyesen. Así fui librado de la boca del león. Y el Señor me librará de  toda obra mala, y me preservará para su reino celestial. A él sea gloria por los siglos de los siglos. Amén. (2 Tim. 4:16-18)


Este es el camino a la cruz, y el siervo no es mayor que su Maestro.


“He aquí la hora viene, y ha venido ya, en que seréis esparcidos cada uno por su lado, y me dejaréis solo; mas no estoy solo, porque el Padre está conmigo. Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.” (Jn. 16:32-33).


Dios demanda una elección si es que hemos de ser contados como fieles suyos y esa elección es hecha diariamente mientras caminamos por la fe solo en él. Nuevamente citamos a Kierkegaard quien aprecia que tenía una clave en la diferencia entre el consenso y la verdad: “…cuanto mayor la multitud, más probable sea que lo que alaban sea necio, y más improbable de que sea la verdad, y aún más improbable de todo, es que sea eterno”. (Pureza de Corazón).