¿NEGOCIANDO CON DIOS? Por Adriana Patricia



¿NEGOCIANDO CON DIOS?

“Y he aquí, yo soy contigo, y yo te guardaré por dondequiera que fueres, y yo te volveré a esta tierra; porque no te dejaré hasta tanto que haya hecho lo que te he dicho” Génesis 28:15.

Estas preciosas promesas las hizo Dios a la vida de nuestro Jacob, cuando aún él era carnal, cuando su vida del alma no había sido aniquilada, estaba huyendo de Esaú y rumbo a donde su tío Labán.

Nosotros no vemos más allá de nuestras narices, pero el Señor si lo hace. El Señor ve no solo lo que debe hacer con nosotros, sino ve cuál será el final, porque Dios lo que comienza lo termina, y Él no descansará hasta que haya formado a Su Hijo en nosotros y nada de Adán quede en nuestras vidas. Él que comenzó la obra en nosotros, la perfeccionará Confiando de esto: que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesús el Cristo” (Filipenses 1:6).

Dios nunca se equivoca, nosotros no somos confiables, Él si lo es; confiamos en Su fidelidad y en ella está puesta nuestra esperanza, porque si fuera por nosotros, ya habríamos claudicado hace bastante tiempo.

En este punto comenzó Jacob a padecer, como decían las abuelitas “comenzó Cristo a padecer y a pasar trabajos”, comenzaron los tratos de Dios con nuestro Jacob para hacer de él un vaso útil en las manos del Señor, el Señor iba a pasar Su espada bien afilada por su naturaleza astuta y suplantadora para hacer de él conforme al propósito eterno del Señor.


En Bet-el Dios le dio un sueño a Jacob y le dijo que era el Dios de Abraham y de Isaac, y que la tierra donde estaba acostado la daría a él y a su simiente, y que su simiente seria como el polvo de la tierra y lo multiplicaría, y todas las familias de la tierra serian benditas en él y en su simiente (Génesis 28: 13 – 14). ¡Qué promesa tan maravillosa! Sin embargo, al otro día se despertó un tanto asustando, y se le olvidó tan magnifica promesa. 

El conocimiento que Jacob tenía del Señor en ese momento era muy pobre, muy limitado; es por eso que Dios tiene que llevarnos al final de nuestra propia vida, porque si no, no podremos saber realmente quien es Dios; después que Job fue tocado en la fuerza de su alma, pudo decir: “De oídas te había oído; mas ahora mis ojos te ven” (Job 42: 5). Antes de pasar por el quebrantamiento de nuestra vida solo tendremos un conocimiento superficial del Señor, un conocimiento que se basa según nuestro propio pensamiento, elaboramos a Dios según nuestras propias imaginaciones.

Pero el Señor le dijo “he aquí yo estoy contigo”, ¡qué maravilloso!, a pesar de todas las circunstancias por las que el Señor tenía que pasar a Jacob, Dios iba a estar con él. Pero Jacob al otro día le dijo: “si fuere Dios conmigo” (Génesis 28:20), cuando leí esto solté una carcajada, porque así somos en la vida de Jacob, Dios nos dice una cosa y nosotros salimos con otra, ya Dios le estaba diciendo que estaba con él y él le dice “si fuere Dios conmigo”.

También le dijo Dios que lo guardaría por donde fuere y Jacob le dice: “y me guardare en este viaje donde voy” (Génesis 28:20), ya se lo había prometido, en nuestras oraciones Dios revela lo que hay en nuestro corazón, Dios revela lo poco que lo conocemos y lo mucho que debe obrar en nosotros.

Y luego dice Jacob “y me diera pan para comer y vestido para vestir” (Génesis 28:20), el niño mimado de mamá Rebeca estaba pidiendo cosas, ahí mostró Jacob lo que en ese momento le interesaba “la comida y el vestido”, se parece a nosotros ¿verdad?, por eso Jesús dijo: “Mas buscad primeramente el Reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33).

Cuando nuestras vidas no han pasado por el madero de Cristo ni han sido quebrantadas en nuestro yo, buscamos todo lo que pertenece a nuestra satisfacción personal. Jacob no vio el plan de Dios, solo quería lo material, lo que deleitara su vientre y complaciera sus deseos.

Él fue un chico consentido por su madre, tanto así que lo ayudó a robarse la bendición de Esaú; estaba solo sin papá y sin mamá, y rumbo a lo desconocido. En ese momento solo le preocupaba su bienestar; sin embargo, no somos diferentes, a mí personalmente me gusta la historia de Jacob, porque así somos en nuestra naturaleza, por eso entiendo ahora por todas las situaciones que Dios nos hace transitar para quebrantarnos.

Cuando emprendemos el viaje con el Señor en este camino tan difícil, nos preocupa qué hemos de comer, de vestir y de la necesidad de tener un techo. No vemos más allá de las circunstancias y de lo perecedero, no vemos el plan de Dios con nosotros, nos preocupamos por lo temporal, mas no por lo eterno. 

Jacob estaba realmente temeroso, con engaños obtuvo la primogenitura, con engaños obtuvo la bendición y por causa de esto ahora estaba en serios problemas y serios dilemas en la vida, ya se estaba dando cuenta que desobedecer no era tan fácil y que todo en la vida tiene sus consecuencias.

Luego dijo nuestro Jacob “para volver en paz a la casa de mi padre” (Génesis 28:21), quería volver donde sus padres; y él sería de lo más “generoso” y de lo más “bueno” con Dios, le daría a Dios el diezmo de todo lo que Él le diera (Génesis 28:22). Jacob negociando con Dios al estilo cristiandad siglo 21.

Él quería regatear con Dios, pero al Señor no le importaba para nada su diezmo, el Señor quería usarlo para otra cosa, por eso iba a causar los más grandes quebrantos en su vida para lograr este objetivo; Jacob tenía mentalidad de negociante, era experto en trampas y engaños, quería negociar con Dios por comida, vestido, bienestar y por estar de nuevo en casa de papá y mamá. Él pensó que Dios le aplaudiría por darle el diez por ciento de todo lo que le diera.

Así negociamos con Dios mis queridos hermanos, de pronto ustedes no, pero yo si quise en el pasado hacer canjes con mi Señor muchas veces y ¡cuánto me costó aprender esta lección!, nosotros también somos buenos comerciantes. ¡Cuánto nos falta, hermanos míos! 

Muchos en estos tiempos llevan sus diezmos y pactos a las iglesias para hacer intercambios con el Señor, los mueve el deseo de su corazón que no ha sido rendido a Cristo, negociamos para satisfacer los deseos de nuestra alma, por eso Dios tiene que enseñarnos que esto no se trata del mercado de las pulgas, que el Señor no está interesado en nuestro dinero, Él está interesado en formar a Cristo en nosotros para que seamos instrumentos en las manos de Él.

¿De qué nos sirve dejar nuestros recursos en las congregaciones o en Su obra, si la vida de Cristo no ha sido forjada en nosotros?, eso es madera y hojarasca que se quema, porque lo que no hace Cristo dentro nosotros por muy bueno que sea, no vale de nada, la obra la hace Él y es lo único que acepta el Padre. 
   
Él quiere llevarnos a la madurez, a la plenitud del Hijo de Dios, por lo tanto, va a quebrantar estas vasijas de barro que somos, una y otra vez, hasta hallar el verdadero fruto en nosotros. 

Así que por mucho que queramos intercambiar ayunos, diezmos, pactos, promesas, actividades religiosas y demás, no lo vamos a lograr, porque no es a nuestra manera, sino a la manera de Él. Dios hace su voluntad y no necesita de nuestros negocios para llevar a cabo Su obra, la obra del Espíritu Santo en nosotros no se lleva a cabo por lo que le demos al Señor, sino más bien por lo que perdamos delante de Él, la vida de nuestra alma; Dios es el que cumple Su promesa, en Su tiempo y bajo Su voluntad: “Bendito el Dios y Padre del Señor nuestro Jesucristo, el cual nos bendijo con toda bendición espiritual en bienes celestiales en Cristo, según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuéramos santos y sin mancha delante de él en caridad; el cual nos señaló desde antes el camino para ser adoptados en hijos por Jesús, el Cristo, en sí mismo, por el buen querer de su voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado; en el cual tenemos redención por su sangre, la remisión de pecados por las riquezas de su gracia, que sobreabundó en nosotros en toda sabiduría y prudencia, descubriéndonos el misterio de su voluntad, por el buen querer de su voluntad, según lo que se ha propuesto en sí mismo” (Efesios 1: 3 – 9).

Creo que más claro no canta un gallo, por Su voluntad se cumple Su propósito en nosotros y así se dispuso antes de la fundación del mundo. No necesitamos negociar con Dios, no necesitamos hacer trueques con Él. Todo lo que demos a la obra del Señor debe nacer del corazón de Dios, debe nacer de Sus motivos, no de los nuestros. Todo lo que proviene de Cristo es olor fragante para el Padre, pero lo que viene de nuestra naturaleza en Jacob no satisface el corazón de Dios.

Esta fue la primera vez que Dios habló con Jacob, y después de veinte años y de mucho trato con él, llegaría a ser el instrumento en las manos del Señor que Dios quería.

Que el Señor abra nuestro entendimiento a esta verdades espirituales y nos permita entender que no es por nosotros o por lo que hagamos o dejemos de hacer, todo es por el Señor, que corte de raíz en nuestras vidas la costumbre de querer manipular a Dios a través de negociar con Él. Que el Señor siga quebrantando la vida de Jacob en todos nosotros los que caminamos como peregrinos en esta tierra.

Comentarios

Entradas populares