"VIDA, LIBERTAD Y LA BÚSQUEDA DE LA FELICIDAD" - EL SUEÑO AMERICANO Por Michael Clark

Esta es una enseñanza sencilla de mi hermano y amigo Michael Clark, sin embargo, confronta el evangelio que en los últimos años ha sido predicado por todas partes. Es lamentable como el evangelio se ha ido pervirtiendo y convirtiendo en un evangelio de motivación personal, para darle vida al hombre natural. La vida con Cristo conlleva un costo muy alto y solo unos pocos están dispuestos a pagar ese precio. 

Debajo de esta enseñanza encontrará un escrito de este mismo autor; este pequeño libro confrontó mi vida hace unos cinco años y tiene que ver mucho con esta enseñanza. Espero, querido lector, que no se escandalice del Señor, al encontrar un evangelio diferente al que le predicaron o le están predicando. 

"Vida, libertad y la búsqueda de la felicidad" - el sueño americano

Es simple como esto: "¿Qué es en lo que encontramos la felicidad y el placer?" La respuesta nos muestra los problemas de nuestros corazones. Dios se preocupa por nuestros corazones porque su condición determina nuestro destino final. La mayoría de los estadounidenses toman el preámbulo de la Declaración de Independencia como su derecho dado por Dios. Esto determina los deseos de sus corazones y es triste decirlo, nuestro pensamiento americano ha impregnado el mundo. Wikipedia explica.

"La vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad" es una frase bien conocida en la Declaración de la Independencia de los Estados Unidos. La frase da tres ejemplos de los "derechos inalienables" que la Declaración dice que han sido dados a todos los seres humanos por su Creador, y para los cuales los gobiernos son creados para proteger.

Estas palabras se han utilizado para justificar las actividades mundanas de nuestras naturalezas del alma y vivir lo que queramos. Muchos han adoptado un estilo de vida hedonista, "haciendo lo nuestro". El mantra de la generación hippie de los años 60 y 70 fue: "¡Si se siente bien, hágalo!" Una gran parte de la sociedad occidental se adhiere a esta filosofía hoy.

Pero, ¿es esto el evangelio de Cristo? Creo que no, pero el evangelio que oímos predicado en las iglesias hoy en día ha sido fuertemente influenciado por este tipo de pensamiento. Una de las cosas más sediciosas que se hablan entre los cristianos de hoy es: "Después de todo, todos somos pecadores". Al repetir esta línea, hacemos espacio para el pecado en nuestras vidas como si fuera normal. Lo usamos como una excusa para no crecer en Cristo. Sin embargo, acerca de esta actitud Juan escribió: "Cualquiera que hace pecado, traspasa también la ley; y el pecado es trasgresión de la Ley. Y sabéis que él apareció para quitar nuestros pecados, y no hay pecado en él. Cualquiera que permanece en él, no peca; cualquiera que peca, no le ha visto, ni le ha conocido "(1 Juan 3: 4-6).

El alma en el hombre, también conocida en la Biblia como el corazón, es vista por Dios como algo muy contrario a la vida en Su Reino. Jeremías profetizó: "El corazón es engañoso por encima de todas las cosas, y desesperadamente perverso; ¿quién puede saberlo? Yo, el SEÑOR, busco en el corazón, pongo a prueba la mente, para dar a cada uno conforme a sus caminos, y conforme al fruto de sus obras "(Jeremías 17: 9-10, KJ2000). Debido a su naturaleza, no se puede confiar en el corazón del hombre caído.

Ahora veamos el verdadero evangelio de Cristo y lo que Jesús enseñó,

Y el que no toma su cruz y toma el mismo camino que yo tomo, no es digno de mí. El que ha hallado la vida del alma, la arruinará y la hará inútil, y cualquiera que haya pasado la sentencia de muerte en su vida del alma por mi causa la encontrará. (Mateo 10: 38-39, de Wuest´s).

Esto no es exactamente el "buscador amistoso" feliz, feliz evangelio de las iglesias de hoy, ¿verdad? La palabra traducida alma-vida en este pasaje es psuche (de donde tenemos la palabra psique). ¿Con qué frecuencia hemos escuchado a una persona decir, "Estoy tratando de encontrar mi vida" o "Sólo quiero ser feliz"? 

Cuando comencé a seguir a Jesús, tuve la idea de que podía usar todos mis talentos y habilidades naturales como mejor lo vi para promover Su reino. Yo sabía que todos los otros cristianos lo estaban haciendo. Me acuerdo de ellos diciendo: "Hombre, si esa estrella del rock (futbolista, etc.) acaba de ser salvada, ¡qué testigo del reino de Dios!" Nadie me mostró las palabras de Jesús en las que él dijo: "¡Aparte de mí nada podéis hacer!" Y "La carne para nada aprovecha". 

Nuestras capacidades naturales e inclinaciones son la misma vida que Jesús dijo que debía ser crucificada mientras tomábamos nuestra propia cruz por Dios. La muerte de Cristo en la cruz trató con nuestros pecados, pero la cruz que Él nos da a cada uno de nosotros, para que lo sigamos, si realmente somos Sus seguidores, trata con todas las cosas de alma en nosotros, tanto lo "bueno" como lo malo. 

¿Cuál es el resultado de esta cruz en nuestras vidas? Pablo lo expresó así: "Para mí, el vivir es Cristo y el morir es ganancia". ¡Este es el verdadero evangelio de Cristo! Dejamos nuestra vida del alma y tomamos la suya. "Cristo en vosotros, la esperanza de la gloria".

¿Y qué es esta vida superior que ganamos de la obra de la cruz en nuestras vidas del alma? Es la misma vida de Cristo en nosotros. Sí, podemos "perseguir la felicidad", pero la felicidad que debemos tener proviene de perseguir la plenitud de Dios al negarnos a nosotros mismos:

“He aquí, que bienaventurado es el hombre a quien Dios castiga; por tanto no menosprecies la corrección del Todopoderoso. Porque él es que hace la plaga, y él la ligará; él hiere, y sus manos curan” (Job 5: 17 – 18).

“Dichoso aquel en cuya ayuda es el Dios de Jacob, cuya esperanza es en el SEÑOR su Dios” (Salmo 146:5).


"Bendito (feliz, afortunado y envidiado) es el hombre que en todo tiempo [sin importar las circunstancias] teme al Señor con reverencia y veneración, pero el que endurece su corazón caerá en calamidad" (Prov. 28:14), AMP) 

Contrariamente al sentimiento religioso popular, todos nuestros sufrimientos como los santos de Dios, no vienen del diablo. Como un buen padre disciplina a sus hijos por su propio bien, Dios no dañará a sus hijos. Sí, somos hijos del Rey, pero los dones que nos ha dado no son el tipo anímico que excita nuestra carne, sino más bien el mayor regalo de todos, nos conforma a la imagen y semejanza de su Hijo. 

“Venid y volvámonos al SEÑOR; que él arrebató, y nos curará; hirió, y nos vendará. Nos dará vida después de dos días; al tercer día nos resucitará, y viviremos delante de él. Y conoceremos, y proseguiremos al SEÑOR, como el alba está aparejada su salida, y vendrá a nosotros, como la lluvia tardía y temprana a la tierra” (Oseas 6: 1 – 3). 

"Amados, ahora somos nosotros los hijos de Dios, y aún no aparece lo que seremos; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él; Porque lo veremos tal como es. "(1Juan 3: 2, KJ2000).

LIBRO PARA DESCARGAR EN PDF:

Comentarios

Entradas populares