LA REGLA DE LA NUEVA CREACIÓN CAPITULO 13 Por George Davis y Michael Clark

Les pido disculpas queridos lectores y fieles seguidores del blog, no había podido entrar a la computadora, el paso de los años está haciendo su efecto en mis ojos, así que me recetaron gafas porque ahora soy miope y ya tengo gafas nuevas. Como dice Pablo en su segunda carta a los Corintios (2 Corintios 4:16), nuestro cuerpo se va debilitando pero nuestro espíritu se fortalece y se renueva cada día, porque Cristo hace esa obra en nuestro interior. De manera que, aquí estoy nuevamente, miope o no miope mi vida será para servirle a Aquel que lo dio todo por mí. 

Prosigamos con este bello libro, ya solo nos quedan dos capítulos y gracias al Señor que me dio Su Gracia para traducirlo. 


CAPÍTULO 13

UN NUEVO SACERDOCIO

“Es pues honor a vosotros que creéis; mas para los desobedientes: La Piedra que los edificadores reprobaron, ésta fue hecha cabeza de la esquina; Y: Piedra de tropiezo, y piedra de escándalo, a aquellos que tropiezan en la palabra, y no obedecen aquello para lo cual fueron ordenados. Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido, para que mostréis las virtudes de aquel que os ha llamado de las tinieblas a su luz admirable”. (1 Pedro 2: 7-9 RSV).

Lo que queremos enfocar aquí es la naturaleza superior, la pasión y la misión del real sacerdocio. El autor de Hebreos contrastó este sacerdocio con el sacerdocio levítico. Queremos probar su superioridad demostrando que este nuevo sacerdocio no es religioso en absoluto, y por esa razón va más allá de cualquier concepto anterior de sacerdocio religioso, incluido el sacerdocio levítico. Existió mucho antes que Levy, la ley, el templo y el judaísmo o cualquier otra expresión religiosa de Israel. Además, está vigente ahora, 2000 años después de que el orden levítico desapareció. Es un sacerdocio diseñado para terminar con todos los sacerdocios religiosos. No es un mejor sacerdocio religioso. Simplemente no es religioso en absoluto.

Antes de examinar el sacerdocio del Nuevo Pacto, primero debemos analizar el principio del sacerdocio en lo que se refiere a la condición caída del hombre. La caída del hombre es el fundamento del sacerdocio religioso que basa su nacimiento, función y longevidad.

A través de años de condicionamiento religioso, tenemos el hábito de superponer inmediatamente la idea del sacerdocio religioso sobre el sacerdocio de todos los creyentes. Esto es tanto erróneo como limitante porque Dios tiene en mente algo completamente diferente, algo que va más allá de cualquier sacerdocio previamente concebido. La religión no es un estado superior de cosas, como algunos enseñarían. No tiene lugar en el último diseño de Dios. No existe como una respuesta al pecado, sino por el pecado. El pecado lo dio a luz en primer lugar.

Muchos cristianos creen que el trabajo terminado de Cristo abre el camino de regreso a una comunión y compañerismo con Dios semejante al Edén. Veamos por un momento cómo era antes de que el hombre cayera.

Al principio el hombre no tenía religión. No había templos; no había posiciones santas (status), sin velos, sin ritos religiosos y sin sacerdotes. Adán y Eva tuvieron acceso directo y develado a Dios. Eran su descendencia, viviendo por Su aliento. Se relacionaron con su Creador sin ninguna sensación de miedo o vergüenza (Génesis 2:22). Este glorioso primer estado del hombre, en unión con su Creador, fue perdido como consecuencia del pecado de Adán. Inmediatamente después de su desobediencia, Adán y Eva se escondieron de Dios con temor y vergüenza. Entonces el Señor Dios llamó a Adán y le dijo: "¿Dónde estás?" Adán respondió: "Oí tu voz en el jardín, y tuve miedo porque estaba desnudo, y me escondí". A lo que Dios respondió: "¿Quién te dijo que estabas desnudo? ¿Has comido del árbol del que te mandé que no debes comer?" (Génesis 3: 9-11). "¿Dónde estás, Adán?" Este pecado original quitó al hombre de la presencia de Dios. Ya no eran uno con su Hacedor, sino que estaban separados, incluso se veían a sí mismos con sus vestiduras hechas a sí mismos.

Este fue el comienzo de la religión y los comienzos del clericalismo de la actividad sacerdotal religiosa. La religión que brotó del árbol del conocimiento del bien y del mal no puede existir aparte de las condiciones que primero condujeron a Adán y Eva a esconderse. Tres cosas son esenciales para su funcionamiento: separación, miedo y vergüenza. La religión hace su apelación básica a la naturaleza caída del hombre porque ambos surgieron del mismo árbol. Apela a ese profundo sentido de separación que ahora es una parte intrínseca de la constitución del hombre y aprovecha la culpa y la vergüenza resultantes. La religión trafica con miedo al promover la idea de que, aparte de eso, no existe un puente de salvación. Se presenta como el puente, "La iglesia te salva". Pero desafortunadamente es un puente de peaje.

Y entonces esta religión basada en la separación, basada en el miedo y la vergüenza se ha establecido entre Dios y los hombres. Su bazar está estratégicamente ubicado en ese abismo que el pecado ha fijado. Conserva su lugar al mantener la separación, la culpa y la vergüenza que le dieron nacimiento. A pesar de que se refiere a la idea de reunir a los hombres con Dios, su mayor preocupación es proteger su economía al mantener la necesidad del hombre por ella. Al igual que los fariseos, tiene un gran interés en continuar esta separación entre Dios y los hombres a fin de preservar su propio mercado (véase Mateo 23:13). Por lo tanto, la religión como tal no es un estado superior de las cosas como se cree y se enseña con tanta frecuencia, sino que, como sugiere Karl Barth, "... es la preocupación del hombre sin Dios". El hombre sin Dios ama la religión por su posición estratégica, poder y prestigio. Entonces esto es envidiable, la tutela exclusiva del camino a Dios toma progresivamente los tonos de un mercado. Cuando haya adquirido los derechos exclusivos de Dios, ¿por qué no cobrar la entrada? Todos estos templos con sus santas posiciones y velos, derechos religiosos y sacerdotes (ministerios) cuestan dinero para mantener.

Proporcionar una cobertura a un precio no es nada nuevo para la religión. Históricamente, la religión y su oficio sacerdotal usaban la amenaza del perdón retenido y el acceso a Dios para controlar y atar multitudes a sí mismo. La etimología de la palabra religión habla de unión y esclavitud. Webster lo definió de la siguiente manera:

"RELIGIÓN, n. Relij'on. [L. religio, de religo, para unir de nuevo; re y ligo, para atar".

Luego sigue abordando los orígenes paganos de la palabra.
"Esta palabra parece haber significado originalmente un juramento o promesa a los dioses, o la obligación de tal juramento o voto, que fue considerado muy sagrado por los romanos".

Este sistema abiertamente idólatra está en perfecta armonía con las circunstancias internas del hombre caído, pero lo deja en perfecto control para decidir lo que es bueno y lo que es malo sin la guía del Espíritu de Dios. Genera una actividad sacerdotal que consiste en el poder anímico que reina sobre los débiles llenos de culpa. Esto une al hombre con un enfoque antiguo e inherentemente defectuoso de Dios. Ata a los hombres al fracaso y está destinado al colapso total. No había religión en el Edén donde el hombre caminara en la frescura del día con Dios y no hay religión entre los que habitan en lugares celestiales en Cristo Jesús. La religión, por su propia naturaleza, es adversa a una relación significativa con Dios. Aquellos que han tenido una relación de vida con Él siempre han sido blancos de persecución por parte de los religiosos.

El judaísmo se convirtió en una religión. Cuanto más lo era, más trataba de preservar su lugar manteniendo la separación entre Dios y los hombres. Había olvidado su propósito. Ya no liberó a los hombres, sino que los limitó a ellos. Colocó gravísimas y pesadas cargas sobre los hombros de los hombres (Mateo 23: 4). Ya no trajo a los hombres a Dios, sino que cerró el reino de los cielos contra los hombres (Mateo 23:13). Ya no se enfocaba en las necesidades de las personas sino en el mantenimiento de su propio sistema (Mateo 23:16). Ya no dio caritativamente, sino que trató de obtener riquezas bajo el pretexto de la piedad (Mateo 23: 14). Jesús se enfrentó constantemente a esto cuando iba a ministrar a los enfermos y necesitados, ya que habían sido víctimas de este sistema religioso.

El verdadero sacerdocio de Dios no es un sacerdocio religioso; está gobernado por una pasión diferente y una mente diferente. Con pasión desea reconciliar a los hombres con Dios. Tiene un nuevo Sumo Sacerdote que lo ha dado todo por ese mismo propósito. Hay un nuevo sacerdocio que lleva Su pasión al mundo. Este sacerdocio no está formado por una familia o grupo selecto dentro de la comunidad de creyentes, sino que está formado por todos los creyentes. El único objetivo de este sacerdocio es cooperar con Dios para hacer que los hombres vuelvan a su primera condición, viviendo la respiración de Dios momento a momento. Existe para un solo propósito: restaurar todo lo que el pecado ha deshecho al reunir a la criatura con el Creador a través del Señor Jesucristo.

William Law escribió acerca de esta bendita condición primordial que antecede y marcará el final de la actividad sacerdotal religiosa.

"Es el ESPÍRITU DE DIOS traído de nuevo a Su primer poder de vida dentro de nosotros. No necesitamos nada más y nada más está destinado para nosotros ni por la Ley, los profetas o el evangelio. Nada más es o puede ser eficaz en convirtiendo al hombre pecador en una criatura piadosa. Todo lo demás, por glorioso y divino en apariencia exterior, todo lo que los ángeles, los hombres, las iglesias o las reformas pueden hacer por nosotros está muerto e indefenso, pero en la medida en que es obra inmediata del Espíritu de Dios respirando y viviendo en él ". (Un discurso afectuoso al clero).

Pablo escribió acerca de esta gran reunificación del hombre con el Padre. "Pero el que se une al Señor, es un solo espíritu" (1 Corintios 6:17 RV). Esta es la destrucción de toda la división y destrucción que el pecado trajo a la tierra. Es la clave de la unidad con el Señor y con los hombres. La base de esta unidad es la reunión del Espíritu y el espíritu que es en todos los aspectos un retorno al Edén. Es un regreso al compañerismo cara a cara que Dios compartió con Adán, el hijo de Dios. (Lucas 3:38).

Si eres un creyente, eres parte de este glorioso sacerdocio, predestinado a ser lleno de Dios mismo. Pablo escribió, "que Él [Jesús] debería presentarse a Sí mismo una gloriosa ekklesia, sin mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que puede ser santa e impecable" (Efesios 5:27 CLV). Esta palabra gloria es la clave. ¡La gloria como se revela en las escrituras es la presencia visible y el poder de Dios todopoderoso! El Señor mismo es "la gloria del Señor". Una asamblea gloriosa es una asamblea llena del Señor. Los mediadores no tienen lugar cuando el Señor está presente.

Cuando el templo de Salomón (la casa anterior) fue dedicado, la gloria de Jehová llenó la casa del Señor tan completamente que los sacerdotes no pudieron soportar el ministerio. . . "(1 Reyes 8). Ezequiel nos muestra la respuesta humana apropiada a tal gloria". . . y caí sobre mi rostro "(Ezequiel 44: 4). Así será en la ekklesia del tiempo del fin. La gloria de Dios pone fin a la necesidad de mediadores entre Dios y los hombres. En su gloria, el sacerdote no puede ministrar y el profeta no puede soportar. Necesitamos menos actividad humana y más gloria, más de Él.

Adán y Eva estaban atados solo por la vida que los animaba. El mismo aliento de Dios era su unidad. El nuevo sacerdocio lucha por esto. Declaran las realidades de una relación revelada con Dios por su vida y acciones, y cuyas vidas son una inspiración e invitación a otros a entrar más allá del velo. En este sacerdocio, solo hay un Mediador. Este sacerdocio señala el camino más allá del velo hacia la presencia del Dios viviente. Estos sacerdotes siempre buscan disminuir a los ojos de los hombres para que Él pueda aumentar en sus vidas. Como su Maestro, son el reproche humilde y vivo de los que buscan los asientos principales en las sinagogas.

El verdadero sacerdocio tiene un objetivo a la vista: el acceso abierto y libre al santo de los santos para todos. Este sacerdocio busca sinceramente llevar a los hombres a la presencia de Dios. Las mesas de los que cambian dinero son completamente derrocadas cuando los creyentes se aprovechan de la invitación de Dios para entrar al lugar más sagrado mediante el funcionamiento eficaz de la sangre del Cordero. ¡La religión y todos sus símbolos no tienen sentido para aquellos que se encuentran en la gloriosa presencia de Dios!

Cerramos este capítulo con las palabras de una canción que tiene un profundo significado para nosotros.

Llévame
por Dave Browning 

Llévame más allá de los tribunales exteriores 
En el Lugar Santo 
Mas allá del altar de bronce 
Señor, quiero ver Tu rostro 
Pásame por la multitud de personas 
Y los sacerdotes que cantan Tu alabanza
Tengo hambre y sed de tu justicia 
Pero solo se encuentra en un lugar 

[Estribillo:]

Llévame al lugar santísimo
LLévame por la sangre del Cordero 
Llévame al lugar santísimo 
Toma el carbón, toca mis labios, aquí estoy.

Aquí les dejo esta hermosa alabanza, en español fue quitada la frase "toma el carbón, toca mis labios", quizás porque no rimaba, así que se las dejo también en inglés, cantada por el grupo Petra y en español. Que sea tan gloriosa para ustedes, como lo ha sido para mí en mis tiempos a solas con Dios. 


TAKE ME IN


LLÉVAME AL LUGAR SANTÍSIMO

Comentarios

Entradas populares