LA NOSTALGIA DEL PASADO Por Adriana Patricia



Ayer mientras me alistaba para salir a mi terapia física, sentí una leve nostalgia, una nostalgia del pasado. En mi mente a veces pasan escenas del pasado y quisiera capturarlo para no dejarlo ir. A veces queremos que algo  especial que ocurrió en el pasado, se repita y ahí llega la nostalgia del pasado; dicen que todo tiempo pasado fue mejor. Pero, Pablo en en su carta a los Filipenses dice:

"Hermanos, yo mismo no hago cuenta de haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo al blanco, al premio del soberano llamamiento de Dios en Cristo Jesús". Filipenses 3: 13 - 14


Hermanos lo mejor está por venir, el presente es una preparación para lo que nos espera en el futuro. Todavía hay mucho por descubrir de la Vida de Cristo, Su Espíritu quiere revelarnos al Señor Jesucristo en mayor profundidad en el interior de nuestras vidas, todavía estamos en la superficie, todavía no sabemos nada. Hay mucho más del Señor que debemos conocer. Necesitamos experimentar cada vez más a Cristo, necesitamos cada día más de Él. 

Cada día Sus tratos con cada uno de nosotros, nos llevarán a una mayor revelación de Su vida en nuestro corazón. Cada día Su Luz debe iluminar nuestros corazones, para no quedarnos cortos en Su llamado. Puestos los ojos en Él, debemos correr esta carrera de la fe. 

"1 Por lo tanto, ya que estamos rodeados por una nube tan grande de testigos [que por fe han testificado de la verdad de la fidelidad absoluta de Dios], eliminando todo peso innecesario y el pecado que tan fácil y hábilmente nos enreda, huyamos con resistencia y persistencia activa la carrera que se nos presenta. 2[apartar la vista de todo lo que nos distraiga y] centrar nuestros ojos en Jesús, quien es el Autor y Perfeccionador de la fe [el primer incentivo para nuestra creencia y Aquel que lleva nuestra fe a la madurez], quien por el gozo [de cumplir la meta] puesta ante Él soportó la cruz, sin tener en cuenta la vergüenza, y se sentó a la diestra del trono de Dios [revelando Su deidad, Su autoridad , y la finalización de su obra]". Hebreos 12: 1 - 2 (Versión AMP).

Podemos regresar al pasado en nuestra mente y evocarlo a través de nuestros gratos recuerdos, pero hay algo mucho mejor, y es poner nuestros ojos en Él para alcanzar a través de Su Vida lo que hace parte de Su propósito para Sus hijos. Dios quiere que finalice nuestra infancia espiritual y que lleguemos a Su madurez, para alcanzar la herencia en Cristo Jesús. Y para esto Él debe tener mayor gobierno en nuestras vidas, debe mutilar por completo nuestra carne, Su vida debe hacerse mayor espacio en nosotros y esto será obra de Su Espíritu en nuestras vidas.

Si el Señor no hace un milagro, posiblemente me harán cirugía y tendré cambio de rótula, así mismo, el Señor no está interesado en reparar el hombre viejo, Él va a exterminar por completo con nuestra naturaleza, para que sea Su naturaleza en nuestras vidas; mi rótula ya no aguanta más y se debe reemplazar. Es Su naturaleza o la mía, las dos no pueden cohabitar. Si es Su vida, la mía tiene que ser deshecha por completo. Si cooperamos con el Señor y aceptamos Su voluntad, el Señor hará esta obra en nosotros.

Debemos permitirle al Señor arrasar con todo nuestra vida natural, incluyendo todo lo que tiene que ver con nuestras arraigadas creencias y tradiciones religiosas.

Como dijo Austin Sparks:

"Tendremos que ser llevados hasta el final, cada vez al final de todo recurso humano, por cada conocimiento vivo del Señor que brotará de un punto muerto, el punto muerto del conocimiento y la capacidad humana; cada ascenso más alto en la vida espiritual, será por una nueva crisis de imposibilidad humana".

El pasado no volverá, pero lo mejor está por llegar, no nos perdamos ese momento, por estar entretenidos con las cosas de esta vida y del corazón.


"¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, mas uno lleva el premio? Corred pues de tal manera que lo toméis".  1 Corintios 9:24



Su hermana en Cristo Jesús,


Adriana Patricia.

Comentarios

Entradas populares